Kiosco

Diario Córdoba

UN HITO DEL DEPORTE ESPAÑOL
ENTREVISTA Rafael Berges Oro olímpico en Barcelona 92

"Aquel oro de Barcelona abrió el camino a una nueva mentalidad"

El cordobés rememora la conquista del título con la seleccion nacional de fútbol en los Juegos Olímpicos de 1992, un logro del que se cumplen 30 años

Rafael Berges, en la Plaza de Cañero. FRANCISCO GONZALEZ

El fútbol le ha dado mirada y perspectiva para atornillar aún más una escala de valores que conserva desde que era un niño en el Parque Figueroa. Rafael Berges Marín (Córdoba, 1971), ahora entrenador en Indonesia, vive en un presente continuo. Su profesión, donde la inestabilidad es la norma y la paciencia un bien escaso, le ha convertido en un idealista pragmático: le contratan para un objetivo -básicamente dos: construir con sello propio o reconstruir la obra fallida de su antecesor- y él saca su libro de recetas para actuar. Y eso allá donde le llamen. «Hay mundo más allá del salmorejo y las berenjenas fritas», dice con sorna. En Pozoblanco, Logroño o Yakarta, este cordobesista de sangre -entró al club de infantil, llegó a profesional y terminó siendo director deportivo- tiene en su poder una alhaja única en la ciudad de los joyeros: una medalla olímpica de oro. La conquistó en los Juegos de Barcelona en 1992, un 8 de agosto, formando parte de una generación irrepetible.

Treinta años ya. ¿Qué le viene a la cabeza?

Me lo recuerdan mucho ahora por el aniversario. Yo me quedo con que fue un momento histórico del deporte español y un privilegio para mí contribuir en ello. Con la perspectiva del tiempo ves el valor que tiene. Siempre había muchas expectivas con España en los grandes campeonatos y nunca se lograba nada. Eso cambió en Barcelona. Estábamos en casa y se consiguió de un modo brillante. Fue una explosión de felicidad colectiva. Por fin salían bien los planes de la selección.

Acudía meses después de haber salido del Córdoba y en su primer año en el Tenerife, donde le entrenaron Solari y Valdano. Con 20 años llega, se afianza, destaca... y a la selección.

Yo ya debuté en la selección olímpica estando aún en el Córdoba. Fue un amistoso en Ronda precisamente contra Polonia, que fue el rival en la final de Barcelona 92. Después de terminar aquí pase a otra historia totalmente diferente para mí. Yo con el Córdoba había jugado el famoso play off de ascenso a Segunda en el que finalmente subió el Racing de Santander. En Tenerife el cambio fue bestial. Allí tenían un equipazo con Fernando Redondo, Quique Estebaranz, Felipe, Derticya, Chano... Un montón de jugadores de un nivel altísimo. Tenía que abrirme paso tras llegar como una promesa. A base de trabajo, esfuerzo y dejármelo todo logré jugar muchos partidos. Después del célebre partido en el Heliodoro con el Real Madrid, el del 3-2, en la primera de las dos ligas que perdieron allí, salió la convocatoria de España para los Juegos y yo estaba ahí.

Rafael Berges, en la Plaza de Cañero. FRANCISCO GONZALEZ

Le cambió los planes para bien.

Ni volví a casa. El seleccionador, Vicente Miera, nos llevó a una concentración en Cervera de Pisuerga, en Palencia, donde cristo perdió el mechero. Allí había un lago... y poco más. Nadie. No veías a gente. Allí estuvimos metidos entrenando y después empezaron los descartes. Salieron algunos compañeros y yo me quedé. Después nos llevaron a Valencia, donde teníamos otra concentración. Desde que acabó el partido de Liga hasta la final de los Juegos Olímpicos fue un no parar.

Fue el 92 un año especial. Los Juegos, la Expo de Sevilla... Parecía que España entraba en la modernidad.

Según dicen los entendidos, los de Barcelona 92 han sido los mejores Juegos de la historia. A nosotros, por desgracia, nos tocó vivirlo de un modo extraño. Nuestra primera fase fue en Valencia. Solo fuimos a Barcelona para jugar la final, el día antes de la clausura.

"Nos llevaron a Cervera de Pisuerga a una concentración. Había un lago... y poco más. No veías a nadie"

decoration

O sea, que de aventuras en la Villa Olímpica y contacto con las estrellas mundiales y los astros del Dream Team...

Bueno, nosotros los vimos en la inauguración, en el desfile. Vicente Miera no nos quería dejar ir desde Valencia por el tema de la concentración, la presión por ser España... Fue después del primer partido, en el que estuvimos muy bien porque goleamos por 4-0 a Colombia, que decían que era de las selecciones favoritas. Al final fuimos en un chárter de Valencia a Barcelona y nos lo pasamos increíble. Vimos a Michael Jordan, a Magic Jonhson y a gente de todos los deportes. Fue la leche. Y cuando desfiló España, de locura aquello.

¿Sentían la presión?

Hay que tener en cuenta que, a pesar de ser gente joven venían de equipos grandes y ya acostumbrados a lidiar con eso. Claro que había presión, pero más que nada porque nosotros queríamos ganar. Ya te digo, todo fue de cara. Teníamos un equipo muy bueno.

Rafael Berges, en la Plaza de Cañero. FRANCISCO GONZALEZ

Todos hicieron carrera en Primera División.

Era gente de mucho nivel. Por ejemplo, los del Barça, como Ferrer y Guardiola, venían de ganar la primera Copa de Europa ese año. Otros estaban en el Madrid, en el Atlético, como Juanma López y Solozábal... Estaban curtidos para competir de verdad. Otros veníamos de nuestro primer año en Primera, pero con cierto bagaje en alta competición.

El trayecto fue impecable. En la fase de grupos, tres victorias y sin encajar: Colombia (4-0), Egipto (2-0) y Catar (2-0).

No sabíamos lo que nos íbamos a encontrar, así que nos marcamos el reto de quedar primeros. El más importante era el de Colombia, el primero, y nos hicimos un partidazo. Marqué un gol. Todo salió perfecto. Los otros rivales eran más asequibles, pero en esos partidos te puedes complicar con cualquier cosa. Estábamos mentalizados. Los sacamos con solvencia y ya está.

"Era gente de mucho nivel. Por ejemplo, los del Barça, como Ferrer y Guardiola, venían de ganar la primera Copa de Europa ese año. Otros estaban en el Madrid, en el Atlético, como Juanma López y Solozábal... "

decoration

En cuartos, Italia.

El partido más difícil de todos, el que era realmente duro. Lo ganamos por 1-0. Tenían a Albertini, Baggio... Fue a cara de perro. Después eso veíamos que podíamos ya con todo.

Ghana en la semifinal.

Nos tocó un rival que, la verdad, no sabíamos ni la edad que tenían porque había algunos... Pero bien. Metí el segundo y ganamos 2-0.

La final ante Polonia fue de película.

La releche. Totalmente diferente al resto. Por la tensión, por el ambiente, porque nos pudimos por detrás en el marcador y le tuvimos que dar la vuelta... Fue una cosa increíble. La ganamos gracias a Dios con un final de locos, con el gol a última hora de Kiko Narváez para hacer el 3-2 final.

Tenían un equipazo.

Sí, eran muy buenos. Muchos hicieron carrera profesional en su país y en Alemania. Kowalczyk estuvo en el Betis... Fue complicado el ganarles. Curiosamente, fíjate cómo es la vida: debuté con la selección contra Polonia y jugué mi último partido también contra la misma selección.

La familia real en el palco de honor, el Camp Nou repleto de banderas españolas... Menudo ambiente, ¿no?

Era una locura. No sé cómo han cambiado tanto las cosas. Prefiero no decir nada, pero...

Aquellos Juegos eran un reto para el país.

Era todo más normal. Los futbolistas de la selección tendrían cada uno su sentimiento, pero todos jugábamos para España. La gente tuvo una respuesta increíble, apoyando a muerte. Había alguno que llevaba su bandera de Cataluña o de Andalucía, pero todo normal. No había tanta historia como hay ahora.

"Los futbolistas de la selección tendrían cada uno su sentimiento, pero todos jugábamos para España. La gente tuvo una respuesta increíble, apoyando a muerte"

decoration

Os dieron una prima.

Teníamos una prima por ganar los Juegos y hubo sus más y sus menos. Es lo típico de siempre, pero ya está. Había patrocinios de empresas, nos dieron algunos obsequios... pero no creas que fue gran cosa. Reconocimiento y poco más.

Rafael Berges en la Plaza de Cañero. FRANCISCO GONZALEZ

Entre el oro de Barcelona 92 y el siguiente título de la selección -la Euro del 2008- pasaron 16 años.

Aquel oro abrió el camino para un cambio de mentalidad. El fútbol tuvo un auge importante en cuanto a su estilo, su forma, la manera de entrenar... Había clubes importantes, pero era difícil que ganaran en Europa. Hoy en día el fútbol español tiene a una serie de equipos y de futbolistas que prestigian en el exterior. Yo, que estoy haciendo mi carrera en el extranjero, puedo decir que el fútbol español está muy bien considerado en todo el mundo. Quieren copiar el estilo español, aunque en estos momento quizá esté un poco la Liga de capa caída porque la inglesa acumula más estrellas por su potencial económico. Pero pese a todo eso seguimos estando ahí. La Liga está ahora un escalón por debajo, pero los clubes compiten bien en Europa.

¿Dónde tiene la medalla?

En casa, en un cuadro en el salón. También nos dieron un trocito de la bandera olímpica. Son recuerdos inolvidables.

¿Qué me dice del Córdoba CF? Aquí fue canterano, futbolista, entrenador, director deportivo...

Ha cambiado mucho para bien. Ahora hay una gestión seria y eso es lo principal, porque si hay seriedad los resultados deportivos acaban viniendo solos. Nadie se merecía lo que se vivió el último año de Segunda. No ya por el descenso, sino por ese proceso destructivo de club que al final es una vergüenza en todos los aspectos.

"Aquel oro abrió el camino para un cambio de mentalidad. El fútbol tuvo un auge importante en cuanto a su estilo, su forma, la manera de entrenar... "

decoration

Le tocó sufrirlo.

Un equipo puede descender porque no le salgan las cosas en el campo, pero aquello fue increíble, un desastre y una vergüenza en todos los aspectos. La gente se merece un Córdoba en mejor situación, que vaya poco a poco creciendo y que consiga metas. Que haya tiempo para trabajar, que el entrenador tenga respaldo, que la dirección deportiva cuente con tiempo y medios... Eso es la clave de todo.

Y el Berges actual...

Estoy a la expectativa de volver a Indonesia. Yo empecé allí una aventura en el 2017 que me fue bastante bien. Me vine aquí porque me ofrecieron el cargo de director deportivo del Córdoba en aquel año famoso, fatídico para mí porque es la peor decisión que he tomado en mi vida pero, a priori, no sabía nada de lo que había detrás. Después de haber conseguido la permanencia, todo el mundo loco... Empecé a vivir la realidad del club cuando llegué y vi pasar el tiempo. No sabíamos si se podía fichar, el entrenador se fue... Un lío. Entonces seguí mi aventura en Indonesia y he estado en tres clubes diferentes y ahora tengo algún proyecto más allí además de entrenar. Ya veremos cómo va.

La selección española en la final de los Juegos Olímpicos de 1002. Berges, con el 17, es al primero de arriba por la derecha. Córdoba

La «Quinta del Cobi», un histórico vivero de talento

El 8 de agosto de 1992, el deporte español vivió uno de sus episodios más memorables. Y allí estaba un cordobés, Rafael Berges, que había pasado en poco tiempo de las angustias en su Córdoba CF en los años duros de Segunda B a un rutilante estreno en Primera con el pujante Tenerife para llegar a un escenario fantástico. El Camp Nou repleto de público y una opción de ser campeones. En Juegos Olímpicos había que remontarse a la plata de Amberes... en 1920. «No podíamos perder», recuerda Berges, que formó parte de un equipo que ya es leyenda. Vicente Miera sacó al campo a Toni, Juanma López, Solozábal, Abelardo, Lasa (Amavisca, 51’), Ferrer, Guardiola, Berges, Luis Enrique, Kiko Narváez y Alfonso. Polonia, el rival, se adelantó con un gol de Kowalczyk (45’) -que jugaría después en el Betis, pero Abelardo (65’) y Kiko (70’) le dieron la vuelta. Staniek devolvió la igualada en el 75’ y Kiko, en el instante final, dio la victoria a España en el minuto 90. Las imágenes de la familia real española festejando en el palco del Camp Nou son historia. De aquel equipo que se colgó el oro en Barcelona se proyectaron futbolistas de élite y entrenadores de primer nivel como Guardiola o Luis Enrique. También entre aquellos chavales estaban dos futuros entrenadores del Córdoba CF: Chapi Ferrer, que lo subió a Primera, y el propio Berges.


Compartir el artículo

stats