Kiosco

Diario Córdoba

ACTUALIDAD BLANQUIVERDE

Kike Márquez y Willy Ledesma: el reencuentro de una dupla prometedora en el Córdoba CF

Ambos futbolistas, con pasado compartido en el Extremadura, vuelven a encontrarse ahora como blanquiverdes | Cumplirán su cuarto curso como compañeros de vestuario, el primero fuera de Almendralejo

Kike Márquez y Willy Ledesma, en el amistoso de la pasada pretemporada en El Arcángel. A.J GONZÁLEZ

Los rivales del Córdoba CF para esta temporada ya están sobreaviso. El cuadro blanquiverde sigue afinando sus armas para el nuevo curso que se presenta en Primera RFEF, para el que ya plantea una dupla de quilates que se reencuentra bajo el calor de El Arcángel: la asociación Kike Márquez-Willy Ledesma. El último fichaje de la dirección deportiva califa, de esta forma, volverá a formar pareja de baile con el “búfalo” de Torremejía, dos viejos conocidos con el gol entre ceja y ceja. Un tango particular en el que también tomará partida Antonio Casas, invitado de lujo a un escenario en el que tanto el sanluqueño como el extremeño tienen sobrada experiencia. 

El dibujo de Germán Crespo contará con dos futbolistas que comparten una complicidad y pasado entrelazados, tras un paso fulgurante por el Extremadura, donde tanto Márquez como Willy dejaron su impronta a base de pegada. El mediapunta viene de anotar 11 tantos y servir diez asistencias durante el pasado curso, repartido entre su paso por Almendralejo (3) y en su posterior recalada en el Albacete (8), donde ha sido una de las figuras del ascenso. Registros que suscriben la pegada de un futbolista que está acostumbrado a jugar más en la mediapunta, pero que en sus cuatro temporadas y media en tierras extremeñas -repartidas en Segunda División, Primera RFEF y el antiguo formato de Segunda B- pudo anotar la friolera de 30 dianas

Fue durante la temporada 2017-2018 en Segunda B cuando ambos alcanzaron su mejor versión con la elástica del Extremadura, anotando diez goles por parte del sanluqueño y otros nueve tantos por parte del pacense. Su buen hacer resultó clave en el posterior ascenso del cuadro situado en Badajoz hasta la por entonces denominada Liga 1|2|3, plaza en la que ambos “torearon” durante el siguiente curso, anotando esta vez seis goles para la cuenta de Márquez y dos para la de Ledesma. Posteriormente, en la temporada 2019-2020, también en Segunda División y como última del ciclo de Willy en el Extremadura, ninguno faltó a su cita con el gol: el capitán blanquiverde anotó dos goles y el gaditano sumó tres tantos.  

Una complicidad beneficiosa

El de Torremejía viene de ser uno de los hombres importantes de Germán Crespo en este pasado curso en Segunda RFEF, en el que ha conseguido firmar un total de 16 goles repartidos entre todas las competiciones. Ha sido uno de los dueños por excelencia del cartel del pichichi blanquiverde, del Grupo 4 e incluso de la categoría en diversos tramos, aunque también ha destapado una facilidad pasmosa para asociarse con sus compañeros, en especial con Antonio Casas -finalmente máximo artillero del grupo y del equipo-, con el que compartió punta de ataque durante los últimos coletazos de la temporada. 

La pegada y vocación ofensiva del ariete torremejiense, no obstante, no le privan de haberse alzado como uno de los pasadores más productivos de la plantilla blanquiverde durante la anterior campaña, en la que pudo regalar cinco tantos. Unos registros que también valdrán en esta nueva etapa que tanto Willy como Kike Márquez inician, en el que será su cuarto curso como compañeros de vestuario y la primera vez que se encuentran fuera de Almendralejo. La asociación conformada entre ambos ofrece dos perfiles bien diferenciados aunque ampliamente similares, caracterizados por su pundonor, puntería y una gran amistad también fuera del verde. La complicidad entre los dos futbolistas, a buen seguro, será una de las armas capitales del nuevo proyecto califa.

Compartir el artículo

stats