Kiosco

Diario Córdoba

ACTUALIDAD BLANQUIVERDE

¿Qué futuro espera a los capitanes del Córdoba CF?

Javi Flores, De las Cuevas, Bernardo Cruz y Willy Ledesma, a las puertas de una nueva realidad tras el ascenso a la Primera RFEF | El cuarteto, pendiente de la evaluación final de la dirección deportiva, se romperá con seguridad para el curso que viene

Javi Flores celebra el gol que valió el título de la Copa RFEF en El Arcángel. A.J. González

Fueron los que se quedaron después del desastre. Tras la desbandada en el Córdoba CF con el descenso a la Segunda RFEF, cuatro piezas permanecieron en el proyecto 21-22 como referencias: Javi Flores, Miguel De las Cuevas, Bernardo Cruz y Willy Ledesma aceptaron -cada cual con sus circunstancias- el desafío de competir en la categoría más baja en la que hayan desempeñado su trabajo durante su carrera como profesionales. Compusieron el cuarteto de capitanes del equipo, lucieron el brazalete en distintos momentos de la campaña y tuvieron una aportación más que notable en el proceso de redención que supuso el paso por la novedosa división. 

Disfrutaron -del modo en que puede hacerse en una competición de tan escaso rango- todo lo que pudieron, levantaron títulos y recibieron el reconocimiento de una afición que, con justificada lógica, acogía con una dosis de escepticismo la aventura de esta brigada de veteranos en el campeonato más decisivo de la historia del club. Salir de este atolladero rápidamente era fundamental para la supervivencia de la entidad. ¿Y ahora qué? En pleno proceso de reconversión de la plantilla, que abordará unas exigencias mucho mayores en la Primera RFEF, el rol de este cuarteto toma una dimensión distinta. De momento, todo a punta a que el grupo se romperá con alguna salida. ¿Cuál es su situación y qué porvenir les espera?

Javi Flores, el sueño cumplido

A sus 36 años, Javi Flores (Córdoba, 1986) ha despachado una temporada formidable. El verano pasado aceptó el retoque del contrato con el club para alargarlo hasta 2023 y adaptar las cantidades a las nuevas circunstancias. Cuando Germán Crespo le necesitó estuvo ahí para todo. Su calidad técnica y visión de juego, así como su capacidad asociativa, marcaron diferencias en Segunda RFEF. Levantó el título de campeón de Liga y el de Copa RFEF, cumpliendo un anhelo infantil: se puso por primera vez la blanquiverde con 7 años y es el futbolista en activo con más partidos disputados (226) con el Córdoba CF.

En 28 partidos disputados (2.088 minutos), ha marcado dos goles, repartido ocho asistencias -el mejor de la categoría- y ha recibido diez tarjetas, más que nadie en su equipo. Las lesiones le han respetado y, salvo molestias -la mayoría derivadas de la disputa de encuentros sobre césped sintético y sobrecargas-, mantuvo un tono de regularidad y eficacia. Rebasó los 200 partidos esta temporada y el club le rindió un tributo público en El Arcángel por ello.

En la parte final de su carrera, el de Fátima tiene claramente enfocado su futuro dentro del club. Le queda un año como futbolista. Es un icono para la afición, que le reconoce como un jugador entregado y maduro para asumir cualquier papel que le encomienden.

De las Cuevas y su familia tras el partido ante el Villanovense. MANUEL MURILLO

De las Cuevas, donde hay que estar

Al igual que Javi Flores, Miguel De las Cuevas (Alicante, 1986) extendió su contrato hasta 2022 modificando su salario y supeditando su continuidad por un año más a distintos objetivos. Los logró. Al borde de los 36 -los cumple el mes que viene-, ha sido una de las presencias imprescindibles en los esquemas de Germán Crespo. Desde la llegada del entrenador granadino se convirtió en uno de sus fetiches. En el final de la campaña anterior, el extremo alicantino se hartó de marcar goles con un Córdoba en fase terminal. El arranque de la última fue impactante, con siete goles en sus primeras cinco citas. Terminó con 13, en lo que supone el mejor registro goleador en una temporada en casi dos décadas como profesional.

Necesitaba llegar a 15 entre goles y asistencias para activar la cláusula de renovación automática. Logró rebasar esa cifra y, además, cumplió sus 100 partidos con la camiseta del Córdoba CF, recibiendo por ello un homenaje del club y la afición. Las lesiones -ninguna de gravedad, pero permanentes- le lastraron en algunos momentos de la temporada. Fue titular en el Estadio Romano de Mérida el día del ascenso, que se consumó en el descanso del choque. Esos fueron sus últimos momentos en el césped en la recién concluida campaña. Jugó 24 encuentros (1.522) minutos. Tiene firmada una temporada más, que sería la quinta como blanquiverde en cuatro divisiones diferentes: Segunda A, Segunda B, Segunda RFEF y Primera RFEF.

Bernardo Cruz durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva del Córdoba CF. Chencho Martínez

Bernardo Cruz, hombre de equipo

Su regreso en verano del 2020 al Córdoba CF, en cuya cantera se formó formando parte de una de las mejores generaciones de la era moderna -los hermanos Cruz, Fede Vico, Adri Castellano, José Antonio González...-, supuso un fuerte impacto. Bernardo Cruz (Córdoba, 1993) ha sido, de los cuatro capitanes, el que menos tiempo de juego ha tenido en el curso en Segunda RFEF. Intervino en 17 partidos (1.042 minutos), marcando un gol y viendo cuatro tarjetas. La plaga de lesiones en el centro de la defensa le dio más protagonismo en el tramo final del campeonato. Cumplió con sobriedad cada vez que fue requerido.

Sus expresiones de cordobesismo han sido constantes durante toda la competición, ganándose el aprecio de la afición y de sus compañeros en un vestuario con mucha competencia. A sus 28 años, con un expediente profesional en divisiones superiores (Racing, Sevilla Atlético, Lugo, Granada, Alcorcón, Numancia), tiene aún años de fútbol. Su porvenir en la casa blanquiverde es complicado a día de hoy. El club considera extinguido su contrato -cuando se le presentó oficialmente se hizo hasta 2023- y su futuro está pendiente de las negociaciones con la dirección deportiva que lidera Juanito para terminar su etapa como blanquiverde. 

Willy celebra un gol al Mensajero en El Arcángel. FRANCISCO GONZALEZ

Willy, gol y compromiso

En verano de 2021 firmó hasta 2023, por lo que le queda un año más de contrato. Luis Alfonso Ledesma (Torremejía, Badajoz, 1989) se quedó en el Córdoba CF para aportar gol y dejó números excelentes: 16 tantos en Liga en 32 partidos (2.314 minutos), rivalizando deportivamente en una línea de vanguardia letal con Antonio Casas (17), De las Cuevas (13) y Adrián Fuentes (13). 

Willy, un jugador emblemático en el Extremadura -unas declaraciones suyas acuñaron el "solo para valientes" que luego se trasplantó en una hábil operación de marketing al Córdoba CF de la era León-Oliver-, llegó a El Arcángel en el mercado de invierno de 2020. Apenas jugó tres encuentros antes de que la competición se detuviera por la pandemia del covid. En el año de la "hecatombe" del descenso firmó ocho tantos en un curso tan horrible que su mediocre temporada resultó interesante al club para que siguiera en el proyecto de Germán Crespo. 

La continuidad del Búfalo de Torremejía en el Córdoba CF está, a día de hoy, dentro de una ecuación de múltiples variables en la que figuran la idea que maneja el club de fichar a algún delantero referencial, además del desenlace final de la negociación con el goleador sub-23 Antonio Casas para prolongar por más tiempo un contrato que concluye para el rambleño en 2023. 

Compartir el artículo

stats