Con los galones de campeón y la satisfacción de haber roto otro récord en el histórico blanquiverde, el Córdoba CF aborda su última semana de rutinas con el punto de mira puesto en el próximo compromiso ante el Vélez en el Estadio Vivar Téllez (domingo, 12.00 horas). Un encuentro intrascendente en cuanto a los objetivos, pero que los blanquiverdes ya se han marcado como un nuevo reto personal para despedir la campaña con victoria

Para ello, Germán Crespo ha diseñado un plan de trabajo de cuatro sesiones que tendrán lugar en El Arcángel, como novedad con el resto de su preparación a lo largo del curso, en la que han ido intercalando las jornadas en la Ciudad Deportiva del Camino Carbonell con las del propio estadio. Tras dos días de descanso, la primera plantilla regresará el miércoles con las pilas cargadas para inaugurar el calendario de entrenamientos en El Arcángel, a partir de las 10.30 horas y como toma de contacto tras el pasado encuentro ante el Ceuta

El jueves volverán a ejercitarse en el recinto a las 10.00 horas, mientras que el viernes y el sábado retomarán la franja de las 10.30 horas para culminar la semana de entrenamientos antes de poner rumbo a su último duelo a domicilio. El compromiso ante los veleños tendrá otros récords en el aire, ya que la posibilidad de alzarse como la versión del Córdoba CF con mejor coeficiente goleador en una temporada regular sigue abierta y se encuentra a tan solo dos goles de distancia de rebasar la marca de la campaña 1956-1957.

La enfermería para el partido

El encuentro contará con las bajas seguras de los lesionados Ekaitz Jiménez, Miguel De las Cuevas y José Ruiz, que tampoco podrán volver a vestirse de corto en este último partido de la temporada. Los sancionados Antonio Casas y Javi Flores, que vieron la quinta amarilla frente al cuadro ceutí, también se despidieron de la campaña con el equipo, por lo que presentarán igualmente ausencia para el choque.

En la enfermería se espera la recuperación de Julio Iglesias, apeado de las últimas convocatorias por una serie de molestias en la zona lumbar. Luismi Redondo, que también acabó tocado en el encuentro ante el Ceuta -según confirmó Germán Crespo en la rueda de prensa posterior-, se presenta como duda, aunque su disponibilidad no parece peligrar de cara al próximo compromiso ante el Vélez.