Kiosco Diario Córdoba

Diario Córdoba

CRÓNICA DE AMBIENTE

El Córdoba CF ya es de Primera RFEF: la celebración más especial en Las Tendillas

Una multitud de aficionados celebra el ascenso en Las Tendillas con jugadores y técnicos | Javi Flores colgó la bufanda blanquiverde en el cuello de la estatua del Gran Capitán

72

Los aficionados cordobesistas celebran el ascenso en Las Tendillas FRANCISCO GONZÁLEZ

Después de tantos sinsabores, de tantas decepciones, descensos, problemas institucionales, líos judiciales y hecatombes deportivas, celebrar un ascenso del Córdoba CF siempre merece la pena. Así lo pensaron los cientos de aficionados que, al cierre de esta edición, disfrutaban de lo lindo de una especialísima fiesta en Las Tendillas tras el ascenso del equipo blanquiverde a Primera RFEF en Mérida.

Cientos de aficionados del Córdoba CF en la fiesta del ascenso en Las Tendillas. FRANCISCO GONZÁLEZ

En la ciudad extremeña se rubricó el noveno ascenso de la historia del club. Hasta allí se desplazó más de un millar de seguidores blanquiverdes para vivir en primera persona la penúltima gesta de sus bravos jugadores. Una plantilla pergeñada en verano con tino por parte del director deportivo, Juanito, que rindió muy por encima de lo esperado. O, tal vez, es que la expectativa era tan baja después de tantos trastabillones, tantos tropezones y carajazos para dar con la cara en el barro, que esta temporada ha servido de alivio, de revancha deportiva y de hormigón emocional para acercar de nuevo a la afición con su equipo y con la entidad.

Por eso, tras el descanso y antes de comenzar la segunda parte del Mérida-Córdoba CF disputado en el Estadio Romano, los jugadores blanquiverdes saltaban de alegría ante el fondo de sus seguidores, que, tras enterarse a eso de las 19.45 horas a través de sus smartphones que el Cacereño había perdido en Villanueva de la Serena (todo quedó en Extremadura), comenzaron a saltar, a cantar y a bailar. Por segunda vez en esta mágica temporada 2021-22 el grito de «campeones, campeones» era el epíteto adecuado para la gesta del Córdoba CF, que, tras llevarse la Copa RFEF hace apenas unos meses, tendrá también en sus vitrinas el trofeo de campeón del grupo IV de la primera edición de la Segunda RFEF. Con muchas ganas de dejar muy lejos y muy atrás la cuarta categoría nacional, la segunda parte fue un festejo constante de los más de mil cordobesistas en las gradas y un trámite afrontado con máxima profesionalidad por los once del verde. Antonio Casas, un rambleño que siente en su pecho el escudo del Córdoba CF, fue el encargado de marcar el tanto de la victoria para máxima satisfacción de la fiel hinchada blanquiverde.

Celebración en el autocar del Córdoba CF. FRANCISCO GONZÁLEZ

Más de mil seguidores se desplazaron a Mérida y muchos de ellos regresaron luego para unirse a la fiesta

decoration

Desde la capital cordobesa, cientos de aficionados abandonaban sus casas y sus quehaceres en el mágico Sábado de Gloria, que quedará para la historia del fútbol cordobés, para acercarse a la plaza de Las Tendillas. El lugar en el que los blanquiverdes tocan el cielo y celebran sus ascensos, sus hitos destacados. Aunque no fue una fiesta multitudinaria, sí que cientos de estos aficionados se encargaron de poner la nota de color, de algarabía y de pasión a un ascenso que, aunque es cierto que se consigue para militar en la tercera categoría nacional, llamada Primera RFEF, no es menos importante.

Los jugadores se dan un chapuzón en la fuente de Las Tendillas. FRANCISCO GONZÁLEZ

Porque después de tres descensos en ocho años, para regresar a Primera, en el horizonte largo, y en el corto plazo al fútbol profesional, había que establecer primero el campamento avanzado en la Primera RFEF.

Aficionados del Córdoba CF en la fiesta del ascenso en Las Tendillas. FRANCISCO GONZÁLEZ

Javi Flores fue el encargado de colocar la bufanda blanquiverde en el cuello de contrastes del Gran Capitán. Una pregunta muy habitual entre turistas e incluso entre cordobeses es por qué la cabeza de la estatua de la principal plaza de la ciudad es de diferente color y material al resto del cuerpo. Anoche, además, ese paso del bronce a la piedra estaba sazonado, como una especie de gorguera especial, por esa bufanda del Córdoba CF que con enorme mimo y cariño le puso su capitán. Porque si un delantero de La Rambla fue el encargado de sellar con una nueva victoria el ascenso en Mérida, el capitán, del populoso barrio de Fátima, fue el que se subió a la grúa especial habilitada por las autoridades para dejar la última nota de color en Las Tendillas.

Así, entre gritos de «campeones», bufandas, banderas y una celebración extraordinaria de los cientos de cordobesistas presentes, la primera plantilla del Córdoba CF tuvo su merecido homenaje a una temporada dura pero sazonada de éxitos.

Córdoba CF: La fiesta del ascenso en Las Tendillas

Córdoba CF: La fiesta del ascenso en Las Tendillas FRANCISCO GONZÁLEZ

Porque ahora está un paso más cerca de volver donde nunca debió marcharse. Paso a paso, con los deberes hechos y la ilusión de un niño pequeño. Un chiquillo como las decenas de niños que había anoche en Las Tendillas con una sonrisa de oreja a oreja. Fue su primer contacto con ese sentir tan especial, tan diferente del cordobesismo. El primer recuerdo deportivo que tendrán. Un escalón que construirá una pasión en blanco y verde. Una foto que enseñarán a sus hijos, a sus nietos, para explicarles que estuvieron en Mérida. Que regresaron en una vuelta imborrable en coche junto al autocar del equipo. Que se plantaron en Las Tendillas, miraron al cielo nocturno, vieron la grúa en movimiento y, como un solo ser, se unieron a los cientos de blanquiverdes que vitoreaban a Javi Flores cuando el Eterno Capitán decoraba para la historia al Gran Capitán. Un recuerdo mágico. 

Compartir el artículo

stats