Kiosco

Diario Córdoba

ACTUALIDAD BLANQUIVERDE

La experiencia es un grado: ¿Qué jugadores del Córdoba CF ya vivieron un ascenso?

El conjunto blanquiverde cuenta con un vestuario repleto de futbolistas que conocen a la perfección lo que es subir de categoría en anteriores temporadas | Bernardo Cruz y Javi Flores lo consiguieron como cordobesistas

Los hermanos Cruz, Fran y Bernardo, celebran el ascenso a Primera División del Córdoba CF en Las Palmas.

La experiencia es una de las principales virtudes que posee el vestuario del Córdoba CF, una circunstancia que queda de manifiesto a la hora de analizar la trayectoria profesional de muchos de sus jugadores. Una base significativa del bloque, incluso, ya supieron lidiar con la responsabilidad de promocionar a otra categoría.

Carlos Marín, habitual dueño de la portería, encadenó dos de manera consecutiva mientras formaba parte del Betis Deportivo. El almeriense, con relativa presencia en el arco, fue un seguro atrás para dar el salto del grupo 10 de Tercera División a Segunda División B. Esa temporada 2019-20, marcada de forma inevitable por la pandemia, se resolvió en un play off final donde consiguieron apear en el duelo decisivo al CD Ciudad de Lucena. Meses después, aunque de suplente, formó parte del equipo que asaltó El Arcángel y que pugnó por una plaza en Segunda División sin fortuna.

Bernardo Cruz, a Primera División de blanquiverde

En la actual línea defensiva cordobesista hay un nombre propio que destaca sobre los demás: el de Bernardo Cruz. El central cordobés fue uno de los elegidos que vivió el ascenso a Primera División con el Córdoba CF durante la campaña 2013-14. No obstante, no pudo disfrutar de la élite nacional saliendo del club hacia el Racing de Santander. Más tarde, en la 2015-16, logró dar un salto cualitativo en las filas del Sevilla Atlético. El filial rojiblanco accedió a la división de plata nacional, algo que le abrió de par en par las puertas del CD Lugo o del Granada CF. Precisamente con los nazaríes ascendió a Primera en la 2018-19, otro éxito para añadir a su palmarés.

Ekaitz Jiménez, uno de los fichajes veraniegos para la demarcación de lateral izquierdo, atesoró un brillante final de etapa en la cantera de la Real Sociedad. El vasco, en el B donostiarra, obtuvo el acceso a Segunda División tras dejar por el camino al FC Andorra y al Algeciras CF -ambas eliminatorias en la prórroga-. Su crecimiento bajo el mando de Xabi Alonso le permitió contar con varias ofertas de equipos no dependientes. Los blanquiverdes se adelantaron para sellar un acuerdo que, por el momento, arrojó resultados muy positivos.

El que quería retornar a su casa era José Cruz. El zaguero cordobés, después de salir muy joven de la ciudad, fichó en el mercado veraniego procedente del Linares Deportivo. En Linarejos estuvo dentro de la posibilidad de subir a Segunda División junto al también cordobés Hugo Díaz. El club vecino, finalmente, ingresó en la Primera RFEF pero sin el defensor en su plantilla.

Las vivencias de Javi Flores y Miguel de las Cuevas

Los dos hombres de más edad que hay en la plantilla, Javi Flores y Miguel de las Cuevas, atravesaron por buenos y malos instantes en su largo peregrinar. El de Fátima, al igual que Bernardo, experimentó un ascenso como cordobesista, aunque a Segunda División en El Alcoraz de Huesca -en el año 2007-. Pese a ello, el conjunto con el que más tardes de gloria sumó fue el Elche CF. El centrocampista, sin un rol definitorio por las lesiones, figuró entre los hombres que llevó a los del Martínez Valero a Primera en la 2012-13. La historia, cinco años después, cambió en muchos aspectos. De partida, Flores actuó bastante sobre el verde, pero esta vez el salto franjiverde fue de Segunda B a Segunda.

De las Cuevas, al igual que su compañero, irrumpió muy joven en el club de su tierra. El Hércules subió a Segunda, en la 2004-05, cuando el mediapunta tenía 18 años. Su evidente calidad le hizo fichar por el Atlético de Madrid y, posteriormente, ganarse el cariño de la afición del Sporting de Gijón. No quedó la asturiana como la única hinchada que destacó al alicantino, ya que su estancia en Pamplona, defendiendo la elástica del Osasuna, también será imborrable. Con los navarros sufrió varios descensos, pero se debe añadir un ascenso a Primera en la 2015-16.

Arriba, Willy Ledesma, Simo Bouzaidi y Antonio Casas conocen perfectamente la sensación. El de Torremejía, con el Extremadura UD, lo hizo de Segunda B a Segunda en la 2017-18. Los dos jóvenes, por su parte, lo lograron en el Sevilla Atlético la temporada pasada -de Segunda División B a la Primera RFEF-.

El caso de Samu Delgado

Otro miembro del plantel, pese a no tener ficha federativa, es Samu Delgado. El manchego, en la 2013-14 y en la 2016-17, subió a Segunda con el Albacete Balompié y la Cultural y Deportiva Leonesa, respectivamente. El extremo, que actualmente está en plena recuperación tras someterse a una operación, aparece regularmente en las dependencias de El Arcángel para efectuar su trabajo físico.

Futbolistas veteranos como Felipe Ramos, José Ruiz o Toni Arranz todavía no lo consumaron en categorías reseñables. Este último, al consumarse el ascenso, renueva automáticamente su contrato, un doble premio después de un año donde el equipo supo portar la vitola de favorito.

Compartir el artículo

stats