Kiosco

Diario Córdoba

LA CRÓNICA

El Córdoba CF se enreda en la maraña del Montijo

El conjunto blanquiverde ve frenada su racha de triunfos en la segunda vuelta tras un partido exigente ante un adversario que sacó premio de un polémico penalti por manos inexistentes de Javi Flores

21

Las imágenes del Montijo-Córdoba CF CCF/LOF

A estas alturas del curso, es ya evidente que los partidos contra el Córdoba CF suponen para la mayoría de los vecinos del grupo 4 de la Segunda RFEF un acontecimiento de importancia capital: en lo económico -todo el mundo va justito de cuartos y tratan de exprimir a sus abonados con el típico "día del club"- y en lo deportivo, porque si bien los blanquiverdes están en una órbita inalcanzable, el simple hecho de hacerles frente sirve para homologar un trabajo y quizá ganarse una renovación o una mejora de contrato. Y no digamos ya arañarle algún punto e incluso vencerle, aunque para eso se necesite la colaboración directa del potencial campeón. Si se equivoca, el adversario puede tener un resquicio a la esperanza. El Córdoba no hizo un buen partido en Montijo, pero el error clave estuvo en la señalización de un penalti para los locales por un balonazo en la cara a Javi Flores. Ahí llegó la igualada y el marcador no se movió más. El empate parecía más goloso para los pacenses, por lo inesperado, y en el tramo final se dejaron el pellejo para defenderlo ante un Córdoba que no encontró el modo de romper la trampa urdida por Juan Marrero. El técnico local, con los hombres justos -hizo solo un cambio-, sacó todo lo posible de un grupo que no dejó de correr. Hicieron su fútbol y el Córdoba el suyo. Luego, entre el campo -malo y peor para los de Crespo- y el arbitraje, con un penalti que no fue, terminaron por cobrar a los blanquiverdes una factura que se pueden permitir pagar. El ascenso es solo cuestión de tiempo.

Ante el equipo más impenetrable en casa -solo seis goles encajados-, Crespo cambió el dibujo para colocar a dos puntas. El granadino tiró con todo para derribar a un Montijo que, como todos, iba ultramotivado. Salieron desde el arranque Willy Ledesma y Antonio Casas, un veterano ilustre en la comunidad extremeña y un talento joven que está firmando el mejor curso de su vida. Dos perfiles para un objetivo. Ninguno marcó ni tampoco dispuso de ocasiones tan claras como otros días. Había que pescar en un mar revuelto y era muy complejo. Simo y Puga se situaron en las alas, con dos mediocentros de rango -Javi Flores y Álex Bernal- y, por detrás, una zaga con Gudelj como lateral zurdo, José Ruiz de retorno a la derecha y Visus de central como antídoto al previsible juego aéreo de los locales.

La puesta en escena resultó intensa, con marcajes pegajosos y bastantes imprecisiones por parte de los dos equipos. El Córdoba buscó más el toque, es lo suyo, pero el Montijo se afanó en entorpecer la circulación de la pelota de todos los modos posibles. El viento y el piso sintético tampoco favorecían las exquisiteces. Después de que Manchón hiciera el primer tiro entre los palos, el cuadro de Crespo dio un arreón. A los doce minutos, en un saque de córner, la pelota le cayó a Gudelj y el serbio no acertó a conectar bien el remate de cabeza. Álex Bernal se decidió por la acción individual y metió un zapatazo desde lejos que obligó a Sergio Tienza a realizar una intervención brillante. 

Los montijanos reclamaron penalti por mano de Álex Bernal al filo de la media hora y Manchón cabeceó con mucha intención un centro desde la derecha de Barragán. Carlos Marín hizo una parada de mérito. El Córdoba buscaba la fórmula para salir del atasco y la encontró por la vía de la insistencia. Carlos Puga y Antonio Casas porfiaron por controlar un balón en el área montijana, combinaron y el rambleño terminó llevándosela en la línea de fondo para meter un centro del área para que Simo, que llegaba en carrera, tocara para marcar el 0-1. El pitido de Samir Amar coincidió con una tormenta de improperios desde la grada, que se sentía agraviada por varias decisiones arbitrales.

Simo Bouzaidi celebra el 0-1 del Córdoba en el Emilio Macarro de Montijo. LOF

Un vendaval local y un penalti que no era

Un centro cerrado de Barragán que atajó Carlos Marín supuso el primer testimonio de las apetencias del Montijo por recuperar el pulso en el partido tras el descanso. Que los anfitriones iban a a atacar era algo que se podía prever. No hay mayor incentivo que no tener nada que perder. Los de Juan Marrero seguían con un despliegue físico tremendo, exigiendo a los cordobesistas la concentración que en las vísperas había reclamado Germán Crespo. Porque el partido estaba exactamente en el escenario que había pronosticado el técnico granadino. Los rojillos iban con todo, valientes y alocados, con sus armas de siempre. Al Córdoba le tocaba resistir.

El brasileño Joel la tuvo clarísima en el minuto 57, tras un movimiento de Manchón que despistó a la zaga cordobesista; su disparo, sin oposición, lo mandó por encima del larguero. El Córdoba lo pasaba realmente mal. A los 60, Samir Amar decretó penalti en una acción polémica, en la que el colegiado vio mano de Javi Flores tras un córner aunque el capitán terminó tendido en el césped porque el balón rematado por Javi Chino le había dado realmente en el rostro. Dani Segovia batió a Marín con habilidad y desató el delirio en el Emilio Macarro, que era ya una caldera.

Crespo recurrió a Adrián Fuentes para dar una dimensión distinta a un Córdoba que estaba atascado. De las Cuevas y Luismi entraron poco después para dar la réplica a un Montijo lanzado. Un remate de cabeza de Gudelj tras un saque de córner animó al Córdoba y a sus seguidores, que gritaron gol cuando Adrián Fuentes cabeceó un balón que dio en el larguero y botó en la línea, aunque la jugada estaba invalidada por fuera de juego. Antonio Casas, tras un formidable control, lanzó un trallazo que acabó en el lateral de la red. Las oportunidades caían por tenacidad, en medio de un ambiente de descontrol generalizado. El Córdoba terminó el partido en el área del Montijo con un tiro de Visus que se perdió entre una maraña de piernas. Ahí quedó todo.

Ficha técnica

1 - Montijo: Sergio Sergio Tienza, Gabri, Javi Chino, Molina, Razvan, Rodao, Calin, Barragán, Joel Salvi, Manchón y Dani Segovia.

Cambios: José Ángel por Calín (88'),

1 - Córdoba CF: Carlos Marín, José Ruiz, Ricardo Visus, José Cruz, Dragisa Gudelj, Carlos Puga, Álex Bernal, Javi Flores, Simo, Casas y Willy.

Cambios: Adrián Fuentes por Carlos Puga (65'), De las Cuevas por Simo (70'), Luismi por Willy (70'), Julio Iglesias por Álex Bernal (88').

Goles: 0-1 (43') Simo. 1-1 (61') Dani Segovia, de penalti.

Árbitro: Samir Amar Ahmed (Comité Melillense).

Tarjetas: Amarilla a Ratzvan (31'), Dani Segovia (45') y Samu Manchón (90') por parte del Montijo y a Simo (45'), Javi Flores (75') y José Cruz (80') por el Córdoba CF. Roja al preparador físico del Córdoba CF, Álex Prieto (61').

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo séptima jornada de Liga en el grupo 4 de la Segunda RFEF disputado en el Estadio Emilio Macarro ante unos 1.000 espectadores.

Compartir el artículo

stats