Con gesto cabizbajo, llevándose las manos a la cabeza y acompañado del fisioterapeuta, Fran Plaza. Así se marchó Samu Delgado, extremo conquense del Córdoba CF, del entrenamiento desarrollado este sábado en la Ciudad Deportiva, tras sentir un pinchazo en la parte posterior del muslo de su pierna izquierda. Delgado ya sufrió en la pasada temporada una lesión de gravedad en la misma zona, concretamente en los isquiotibiales, que le tuvo apartado toda la segunda vuelta de la pasada temporada. De hecho, el extremo conquense demostró su compromiso con el club al renunciar a su ficha competitiva para liberar un puesto en el mercado invernal.

Luego, recayó de la misma dolencia en el mes de mayo, y no pudo regresar a un partido con el Córdoba CF hasta el pasado 19 de agosto, cuando saltó desde el banquillo en el amistoso ante el Extremadura. También tuvo minutos hace unos días ante el Recreativo Granada.

Samu Delgado, junto al fisioterapeuta del Córdoba CF, Fran Plaza, tras notar el pinchazo. CHENCHO MARTÍNEZ

Sin embargo, todo parece indicar que Samu Delgado tendrá que estar un tiempo apartado de la competición tras lo que apunta que será su segunda recaída. Este sábado, tras notar molestias en la zona posterior del muslo, se echó al suelo. El fisioterapeuta Fran Plaza estuvo tratándole en la banda del campo pequeño de la Ciudad Deportiva, bajo la atenta mirada del preparador físico Álex Prieto, aunque el futbolista, con evidentes gestos de dolor, tuvo que abandonar prematuramente la sesión. Se marchó visiblemente preocupado y echándose la mano a la zona de los isquiotibiales. Igualmente, el cuerpo técnico contempló con alerta la escena.

Al finalizar la sesión, de casi dos horas de duración ante un sol de justicia, el técnico Germán Crespo explicó a los medios allí presentes que "el cuerpo médico está valorando" el estado físico del futbolista, ya que la situación "no es normal". "El chaval está pasando un calvario", indicó Crespo, quien cree que "debe haber otro problema, tal vez de la cadera...". En todo caso, los servicios médicos del Córdoba CF realizarán varias pruebas a Delgado para "tener un diagnóstico más completo" de su dolencia. Además, su entrenador indicó que "en los pocos minutos que ha tenido" durante la pretemporada "iba con el freno de mano echado". Y añadió que "psicológicamente, si no vas bien de cabeza, no te responde el cuerpo".

Samu Delgado (i), extremo del Córdoba CF, con gesto preocupado tras sentir las molestias en los isquiotibiales. CHENCHO MARTÍNEZ

En todo caso, Germán Crespo, quien lamentó las "varias lesiones" similares de su pupilo, mostró cierto atisbo de esperanza sobre el alcance de su nueva lesión. "No fue un pinchazo muy grande pero el chaval se salió" de la sesión "por precaución", explicó. "Tiene una molestia en la misma zona de su lesión, los isquios, pero no sabemos si será otra vez el mismo problema", abundó Crespo. El entrenador granadino, que ya estaba en contacto con el doctor Bretones para analizar el estado físico de Samu Delgado antes de este percance, mantiene la cautela y esperará a las pruebas y al nuevo diagnóstico: "Hasta ese momento no sabremos si es una simple sobrecarga o se ha vuelto a romper", aseveró el técnico granadino.

El resto de la enfermería

Además de la prematura marcha de Samu Delgado por sus molestias, otros cuatro jugadores no participaron de la sesión de trabajo dirigida por Germán Crespo. Los centrales José Cruz y Visus, el extremo Simo y el delantero Willy hicieron trabajo específico en el gimnasio de El Arcángel. En el caso de Simo, según explicó Crespo, por precaución. Con Visus, el club entiende que no es necesario forzar, puesto que, igualmente, tiene pendiente de cumplir una sanción por cinco amarillas de la pasada temporada que le dejará fuera en el debut liguero ante el Xerez Deportivo en Chapín.

El entrenamiento se desarrolló durante casi dos horas en la Ciudad Deportiva. Fue una sesión eminentemente técnica y táctica en la que el Córdoba CF trabajó la salida desde atrás con el balón, intentando superar la presión del rival. Crespo hizo mucho énfasis en esta tarea y realizó varias indicaciones a sus jugadores, en especial a Javi Flores y Bernal, los encargados de conectar con la línea defensiva. El nazarí pidió a los suyos evitar las pérdidas en campo propio.

Igualmente, los jugadores blanquiverdes trabajaron los pases en largo y los centros laterales a balón parado. El míster incidió en este último aspecto, el trabajo táctico de faltas laterales y saques de esquina, y exigió paciencia a los suyos tanto en faceta defensiva como a la hora de lograr el remate a puerta contraria.