La decisión de Infinity Capital, en la que todos los hombres principales en el Córdoba CF continuarán en la 21-22, a pesar del descenso histórico de la 20-21, sorprendió a no pocos. En lo referente a la dirección deportivo, Juan Gutiérrez Juanito afrontará un verano con parecidas dificultades al del 2020. Cierto que muchas fichas de peso han cumplido contrato, pero se mantienen aún algunas y, sobre todo, con un presupuesto que ha de ser entorno al 60% (o más) con respecto a la pasada temporada. Así, por ejemplo, tres jugadores aún con contrato en vigor supondrían un 30-35% del total del presupuesto de la primera plantilla, por lo que a Juan Gutiérrez le espera un mes, o un verano, de mucha negociación y diálogo.

También tendrá que afrontar esta segunda temporada con el bagaje certificado el pasado 9 de mayo. Ese descenso provocará que todos los aficionados miren con lupa las decisiones deportivas que surjan de El Arcángel. Y, por si fuera poco, tendrá que hacerlo con un entrenador, Germán Crespo, sobre el que, como mínimo, había dudas. No en vano, el gaditano tenía cerrado un preacuerdo con otro técnico la pasada temporada. No deja de ser paradójico que la cúpula tuviera una alternativa cerrada a él, David Vizcaíno, y la dirección deportiva un técnico que no era el granadino, sino Alberto González, ex del Linares Deportivo. Y lo único que valdrá al conjunto blanquiverde será ocupar el liderato desde el principio. En todo caso, el verano del 2021 se presenta como el de la redención de Juanito. Y del Córdoba CF.