El Formentera, del grupo balear, y el Tropezón, del cántabro, fueron los dos últimos equipos que se incorporaron a la Segunda RFEF para la temporada de su estreno, en la 21-22. Así, con los baleares y los cántabros ya son 87 los equipos que se conocen que competirán la próxima campaña en la cuarta categoría del fútbol español y aún quedan tres por resolverse.

Uno del grupo gallego, otro del grupo navarro y, finalmente, otro equipo de Canarias. Por su parte, el Córdoba CF puede tener una idea aproximada de los rivales que tendrá. Si se toman los diez andaluces, los seis extremeños, los tres murcianos, los cuatro manchegos, más el Ceuta y el Melilla, suman 25 equipos, de los que 18 conformarán el grupo sur. Una combinación que admitiría pocos ajustes son esos diez andaluces, los seis extremeños más los dos representantes de las ciudades autónomas, aunque todo está a expensas de una reunión en la RFEF, aún sin fecha.