Julen Lopetegui, entrenador de un Sevilla enfrascado en una pelea por el título de Liga que pocos esperaban declaró ayer que en su vestuario no se piensa «más allá del siguiente partido. Lo complicado es ganar cada partido no decir si lo gano pasa esto». Algo de eso apuntó tras la derrota ante el Cádiz B un Pablo Alfaro al que le quedaban horas en el banquillo del Córdoba CF. Y posiblemente sea el objetivo de su sucesor, Germán Crespo, que bien sabe en esta misma temporada cómo un equipo puede cambiar la cara en semanas, apenas en días. Le pasó con el filial blanquiverde y también le ha ocurrido al Córdoba CF.

De hecho, no hace mucho que el conjunto blanquiverde enganchó una serie de tres victorias para transformar, al menos temporalmente, la imagen. Esos tres triunfos son los que necesitan tanto los jugadores blanquiverdes como el cuerpo técnico para aspirar a tener opciones a disputar la Primera RFEF la próxima temporada.

En la temporada 19-20, con Raúl Agné a los mandos, el conjunto blanquiverde consiguió en dos ocasiones hacer un pleno de nueve puntos sobre nueve en juego. Ganó en la jornada 15 en Don Benito (0-1), se impuso en El Arcángel al Atlético Sanluqueño (3-1) y se llevó los tres puntos del Municipal de La Línea ante la Balompédica Linense, precisamente (0-1). Es cierto que en esa ocasión, los cordobesistas llegaban montados en la ola de resurrección que se generó con la llegada al banquillo de Agné, que se estrenó en la jornada 10 y hasta esa victoria en La Línea firmó un balance de cinco triunfos, dos empates y una sola derrota en sus primeras ocho jornadas al frente del Córdoba CF.

Pero con el aragonés también se repitió ese pleno de puntos en tres jornadas, de la 23 a la 25. El Córdoba CF llegaba en una pequeña crisis generada en las cinco jornadas anteriores, en las que solo consiguió un triunfo, dos empates y dos derrotas, es decir, cinco puntos sobre 15 en disputa, pero se rehízo y se impuso en El Arcángel al Yeclano (2-1), se llevó los tres puntos de Badajoz (0-1) y ganó en inferioridad numérica al Sevilla Atlético (2-1).

Te puede interesar:

Es más, en aquellas dos series había muchos nombres que aún permanecen en el vestuario del Córdoba CF. Jugadores como Becerra, Djetei, Álvaro, Xavi Molina, Javi Flores, De las Cuevas, Valverde, Willy, Moutinho o Piovaccari fueron parte activa de aquellas series de victorias que ahora deberán repetir si quieren que el Córdoba CF aspire hasta el último minuto de Liga a jugar la próxima campaña en Primera RFEF.

El récord de victorias consecutivas en Segunda División B con el Córdoba CF lo poseen Cayetano Ré, en la temporada 80-81, y Pepe Escalante, en la 98-99, ambos con cinco, mientras que en Segunda División A, el récord es de Miguel Ángel Portugal, con cinco triunfos seguidos logrados en la temporada 03-04. En Primera División, el récord lo ostenta Ignacio Eizaguirre, que en la temporada 64-65 logró cuatro triunfos consecutivos, de la jornada 15 a la 18, imponiéndose en El Arcángel al Athétic de Bilbao (1-0), al Sevilla (1-0), al Real Madrid (1-0) y ganando en Sarriá al Espanyol por 2-4. Obviamente, en Tercera División, tanto en la temporada 84-85 como en los primeros años de la fundación del club existen rachas más prolongadas de victorias del conjunto blanquiverde, pero para que el actual repita la racha que necesita no debe irse muy lejos: la temporada pasada, a los mandos de Agné que, además, lo hizo en dos ocasiones. Por lo tanto ni es utópico ni imposible para el Córdoba CF.