En los cursos de verano de la UPO en Carmona (Sevilla)

Juanma Moreno acusa al Gobierno de "condenar" a Andalucía y privilegiar a las comunidades ricas

“Hay una estrategia de asfixiar a Andalucía”, advirtió el presidente andaluz, convencido de que el Gobierno central está “cerrando todos los grifos” para conseguir “que el PP deje de ganar elecciones”

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, este martes, en los cursos de verano de la UPO en la localidad sevillana de Carmona.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, este martes, en los cursos de verano de la UPO en la localidad sevillana de Carmona. / CÓRDOBA

Isabel Morillo

Isabel Morillo

“Que no piense nadie que una comunidad orgullosa como es Andalucía va a permitir que se pisoteen sus intereses por un puñado de votos para permanecer en el poder”. El presidente de la Junta de AndalucíaJuan Manuel Moreno, ha sacado toda la artillería pesada ante la posibilidad de un acuerdo del PSC con los independentistas que privilegie a Cataluña en detrimento del resto de comunidades de España en el futuro modelo de financiación autonómica. La batalla está servida y Moreno quiere liderar la voz de las comunidades del PP.

El dirigente andaluz sostuvo que “como presidente de la comunidad más poblada de España y tercera en PIB” piensa “liderar” un frente contra la posibilidad de un cupo catalán, como el vasco, que permita a Cataluña la gestión al cien por cien de todos sus impuestos. “¿Cómo un Gobierno progresista y de izquierdas puede hacer un ataque tan directo al principio de igualdad entre los españoles?”, se preguntó en la clausura de los Cursos de Verano de la Olavide en Carmona, organizados por el PP de Sevilla bajo el título Los retos de la sociedad española ante los desafíos de la agenda social y económica.

"Que no jueguen con la paciencia del pueblo de Andalucía"

“No vamos a aguantar mucho más y que no jueguen con la paciencia del pueblo de Andalucía”, avisó Moreno en un tono muy duro. “Ni un agravio más ni un maltrato más”, sostuvo. “Hay una estrategia de asfixiar a Andalucía”, advirtió el presidente andaluz, convencido de que el Gobierno está “cerrando todos los grifos” para conseguir “que el PP deje de ganar elecciones”. “Esto está llegando a un punto insostenible para los andaluces”, consideró.

“Ni chillando ni insultando”, avisó el presidente andaluz, “con serenidad, sensatez, rigor, argumentos y la razón”, advirtió, “con todos los instrumentos, políticos, jurídicos y sociales”. “En Andalucía no vamos a permitir eso”, dijo sobre un concierto fiscal para Cataluña, “significaría condenar a tres cuartas partes de España a no poder progresar en los próximos años” y “condenar a los andaluces a no poder desarrollarse”. “Lo menos progresista en el mundo es darle más recursos a los ricos en perjuicio de los más pobres”, señaló, tras acusar al Gobierno de “romper de cuajo un proyecto que se llama España”.

Cupo fiscal

Andalucía estaría entre las comunidades más perjudicadas si los partidos independentistas consiguen que Cataluña salga del actual sistema de financiación autonómica y consolide una especie de cupo fiscal similar al de País Vasco y Navarra. La aspiración, de ERC y Junts, de gestionar y recaudar el cien por cien de sus impuestos, abriría en el sistema de financiación autonómica un agujero estimado en una horquilla “entre 25.000 y 30.000 millones de euros”, según los datos que maneja la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea).

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, este martes, en los cursos de verano de la UPO en la localidad sevillana de Carmona.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, este martes, en los cursos de verano de la UPO en la localidad sevillana de Carmona. / CÓRDOBA

La salida de Cataluña supondría el desmantelamiento del actual modelo de financiación autonómica y que Madrid quede, junto a Baleares, como únicas contribuyentes netas. Serían las únicas financiadoras de la cohesión entre las distintas comunidades de España. Eso es “prácticamente imposible”, advierten expertos en la materia, que se muestran convencidos de que un cupo catalán obligaría a revisar a fondo el modelo y que comunidades que actualmente son receptoras de fondos pasen a ser contribuyentes.

La batalla por la financiación autonómica y el reparto de los recursos del Estado entre las comunidades no ha hecho nada más que empezar. Las negociaciones del PSOE para la investidura de Salvador Illa en Cataluña de la mano de ERC ha abierto la puerta a un trato “singular” para esa comunidad y Pedro Sánchez ha admitido “es compatible mejorar el sistema de financiación autonómica desde el plano multilateral y al mismo tiempo articular una financiación singular para un territorio tan importante como Cataluña”. 

“Lo que han puesto sobre la mesa los independentistas, lo que está negociando ERC, desde fuera, con una líder prófuga de la justicia, es la ruptura del principio fundamental de cualquier Estado moderno, el principio de igualdad entre los distintos ciudadanos”, advirtió en Carmona el presidente de la Junta de Andalucía. “ERC y Puigdemont piden un trato no singular sino completamente diferente al que tenemos el resto de los españoles”, avisó, convencido de que es “algo imposible” en el marco constitucional.