La Consejería de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía y organizaciones referentes en materia hídrica han abordado, en el curso de distintas reuniones de toma de contacto, la necesidad de que se acometan obras hidráulicas. En este sentido, el secretario general de Agua, Ramiro Angulo, ha tratado con estas organizaciones las prioridades que en este campo tiene Andalucía advirtiendo de que "la situación de sequía en la comunidad hace necesaria la actuación con la mayor diligencia para paliar sus efectos negativos en el abastecimiento y para la economía".

El secretario general de Agua, junto a la secretaria general de Agricultura, Ganadería y Alimentación, Consolación Vera, han mantenido varios encuentros de trabajo con representantes de las organizaciones y asociaciones Feragua, CREA, Asare, Feral y Corehu, según detalla la Junta en una nota de prensa.

Angulo ha hecho hincapié en que "no acometer estas infraestructuras hídricas supone colocarnos en una clara situación de desventaja con respecto a otros territorios" por lo que, ha precisado, "es necesario poner en marcha estas actuaciones, así como aportar soluciones consensuadas al problema de la sequía porque Andalucía necesita que el Estado ponga en marcha con urgencia las infraestructuras hídricas que son de su competencia". Estas obras deben acometerse, a juicio del secretario general, "con la mayor diligencia, recordando que la Junta lo viene haciendo".

En la misma línea, las organizaciones referentes en materia de agua han solicitado a las diferentes administraciones competentes, que agilicen la resolución de los expedientes, mejorar la gobernanza e impulsen la modernización de las zonas regables para mejorar la eficiencia en el uso del agua, añade el comunicado.

En este punto, Angulo ha recordado que la previsión y el compromiso del Gobierno de Andalucía se pone de manifiesto con la aprobación de dos decretos de sequía con medidas que conllevan una inversión de 141 millones de euros. Ambos se encuentran ya casi al 50 por ciento de ejecución y el próximo año propiciarán que Andalucía cuente con cerca de 73 hectómetros cúbicos adicionales de agua. Al tiempo, ha recordado que "solo es de competencia autonómica en materia de cuencas el 33% del territorio andaluz" (Mediterráneo, Guadalete-Barbate y Tinto-Odiel-Piedras), perteneciendo al ejecutivo central el 77% restante en donde ha invertido 9,6 millones para obras de emergencia.

Al mismo tiempo, el secretario general de Agua ha señalado que desde la Junta se va a seguir insistiendo en que se lleven a cabo otras medidas como la puesta en marcha de la doble tarifa eléctrica para el regadío, que supondría una rebaja de la factura de hasta el 30 por ciento, así como la bonificación del agua desalada a 0,30 euros.

Tras el compromiso conseguido por la consejera en su reunión con Hugo Morán, secretario general de Medio Ambiente del Ministerio, de reprogramar los 'Next Generation' en materia de agua; Ramiro Angulo ha puesto especial énfasis en que "es fundamental la colaboración de todas las administraciones para paliar los efectos de la sequía". Así, ha recordado la disposición de la consejera, Carmen Crespo, quien ha mostrado su "total voluntad de colaborar hombro con hombro con todas las administraciones para, unidos, hacer frente a las consecuencias de la sequía".

La secretaria general de Agricultura, Pesca y Alimentación, Consolación Vera, por su parte, ha subrayado "las dificultades que están atravesando los agricultores y ganaderos por la sequía, a lo que se suma el elevado coste de los insumos"; de ahí que haya vuelto a demandar al Estado una rebaja fiscal y la bajada del IVA de estos productos para aliviar su situación. En concreto, los regantes piden un IVA reducido del 5% para la energía eléctrica que consumen las comunidades, cuyo coste no es reducible.

Angulo y Vera han hecho un repaso de otras actuaciones del Gobierno de Andalucía para mitigar los efectos de la sequía, incluidas las previstas en un breve período de tiempo, como son las ayudas para la construcción de abrevaderos para el ganado y una partida de 25 millones de euros para la conexión de las instalaciones de regadío con las depuradoras para la utilización de aguas regeneradas.