La cifra de divorcios aumentó casi un 16% (un 15,57 es el porcentaje exacto) en Andalucía al cierre del año 2021, justo después de un 2020 presidido por la pandemia del covid-19 y los confinamientos. Así, el ejercicio se cerró con 16.007 divorcios, frente a los 13.850 del año anterior. En Córdoba, sin embargo, el incremento es, comparativamente, muy pequeño: un 2,02%, al pasar de los 1.288 divorcios del año 2020 a los 1.314 del 2021. Con todo, la subida de estos procesos legales de disolución matrimonial no ha sido tan elevada si se tiene en cuenta que el año pasado -en el que todavía persistían muchas situaciones de aislamiento relacionadas con el coronavirus- ha habido, tanto en Andalucía como en Córdoba, menos divorcios que en el año prepandemia 2019.

Así lo refleja la Estadística de Divorcios, Separaciones y Nulidades en Andalucía que elabora el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA). Entre los datos de Córdoba, cabe destacar que el periodo matrimonial en el que se produce con más frecuencia la decisión de divorcio es en las parejas que llevan 3, 13 o 20 años de convivencia, aunque los divorcios se han producido en todo momento: desde matrimonios que no han llegado al año hasta un caso en el que la pareja llevaba 53 años casada.

Separaciones y nulidades

En su conjunto, el número de disoluciones matrimoniales (divorcios, pero también separaciones y nulidades) en Andalucía se elevó a 17.119 en 2021, un 17,5 % más que en el año anterior, y la duración media de los matrimonios disueltos entre heterosexuales fue de 16,6 años.

Según los datos de la estadística del IECA, del total de disoluciones, 16.267 fueron divorcios (95%), 843 separaciones (4,9%) y 9 nulidades (0,1%). Por otro lado, 283 de las disoluciones fueron de matrimonios entre personas del mismo sexo (el 1,7%).

Con estos datos , la tasa bruta de disoluciones en Andalucía (2,0 por mil) fue mayor que la de España (1,9 por mil). Almería (2,4 por mil) presentó la mayor tasa de disoluciones por habitante, y Jaén la menor (1,7 por mil). La custodia de los hijos fue otorgada a la madre en el 61,2% de los casos, al padre en el 3,7%, fue compartida en el 34,8%, y en el 0,3 % se otorgó a otras instituciones o familiares.

En las sentencias de divorcio en Andalucía, las duraciones matrimoniales más frecuentes fueron de 4 y 5 años (4,4% y 4,3% respectivamente), el 17,8% correspondió a matrimonios con 5 años o menos de duración, y el 2,5% tuvo una duración de un año o menos. El 21,9% de las demandas de disolución matrimonial en Andalucía fueron presentadas por la esposa, mientras que en un 12,4% de los casos lo hizo el esposo.

Además, el 43,6% de los divorcios se produjeron en matrimonios que no tenían hijos menores, mientras que en el 27,3% existía un único hijo menor de edad y en el 25,2 % existían dos.

En el caso de las separaciones, el 54,3 % no tenían hijos menores, el 22,8% tenían un único menor y el 18,2%, dos menores. Las separaciones han experimentado un gran descenso en los últimos quince años y es una fórmula de ruptura matrimonial claramente en desuso. Así, en Córdoba, entre los años 1998 y 2005 era frecuente que se contabilizaran entre 1.000 y 1.800 separaciones cada año, mientras en el pasado 2021 solo fueron 85. Más residuales, si cabe, son las nulidades: solo dos el año pasado en la provincia.