Kiosco

Diario Córdoba

MOVIMIENTOS TRAS LAS ELECCIONES DEL 19J

Feijóo reclama en exclusiva a los consejeros andaluces Bendodo y Bravo

Juanma Moreno contaba con la continuidad del titular de Hacienda, que trabaja ya en los Presupuestos | El portavoz admite que dejará su escaño para ser senador y marcharse a Madrid en unas semanas

El consejero de Presidencia, Administración Pública e Interior, y portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo, y el consejero de Hacienda, Juan Bravo. María José López / Europa Press

El presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, estrenará Gobierno a finales de julio con mayoría absoluta, pero también con importantes agujeros en su nómina de pesos pesados. El tándem Andalucía-Galicia diseñado para Génova va a costar caro al barón andaluz. Ya admitió que el consejero de Presidencia y el hombre de más peso político de su equipo, Elías Bendodo, haría las maletas para irse a Madrid. Ocupa el cargo de coordinador general en Génova. Tomará posesión el próximo 14 de julio como diputado autonómico por Málaga, pero terminará renunciando para convertirse en senador por la comunidad. Su papel estará reducido a Madrid, dijo públicamente en rueda de prensa en San Telmo este martes, tras la reunión del Consejo de Gobierno.

Esto ya estaba descontado, pero Moreno sí contaba con que su consejero de Hacienda, Juan Bravo, vicesecretario de Economía del PP, iba a poder seguir en su Consejo de Gobierno. En una legislatura con mayoría absoluta, pero fuertes turbulencias económicas, según el deterioro que prevén los expertos a partir de otoño, Moreno quería contar con Bravo, el hombre que ha cuadrado las cuentas y que firmó el superávit en la Junta. Un técnico perfecto conocedor de las arcas públicas a quien el presidente andaluz veía también reforzado en un perfil más político tras la salida de su alma máter, Bendodo. Finalmente Bravo también emprenderá el camino para irse a Madrid, informaron fuentes del Gobierno.

Feijóo, Moreno y Bendodo en el acto central de campaña. ÁLEX ZEA

Cesiones a Feijóo

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha pedido a Moreno exclusividad de Bravo en Madrid. Considera que el área de Economía es la clave de su oposición y no ve posible que se puedan compatibilizar ambos puestos. Quiere, como con Bendodo, dedicación absoluta. Moreno ya dijo públicamente durante la campaña, en una entrevista en Es Radio, que Bravo repetiría en la cartera de Hacienda. Ahora, explican fuentes cercanas al presidente, el líder andaluz y el gallego buscan “fórmulas de compatibilidad”. El presidente andaluz dejará a Bravo que decida, mientras que el consejero de Hacienda siempre ha dicho que él hará lo que le manden. Feijóo y el barón andaluz finalmente han acordado que se marche a Génova.

El presidente andaluz quiere aprobar un Presupuesto cuanto antes. Bravo tiene ya las cuentas de 2022 en su cabeza. La ley presupuestaria fue tumbada por la oposición en el Parlamento y Andalucía tiene en estos momentos un presupuesto prorrogado. Fue el principal motivo con el que Moreno argumentó el adelanto electoral, la necesidad de contar con cuentas adaptadas a la crisis de inflación y el deterioro económico en Andalucía. Dejar al consejero de Hacienda aprobar las cuentas y luego marcharse era una posibilidad, admitieron en el Ejecutivo, pero obligaría a Moreno a abrir una crisis en un gabinete prácticamente de estreno. El presidente andaluz, que quiere estabilidad por encima de todo, no es muy amigo de estos líos.

El vicesecretario de Economía del PP, Juan Bravo. EFE / MIGUEL OSÉS

Sin pesos políticos

Moreno tendrá manos libres y mayoría absoluta, no tendrá que negociar con nadie, pero la exigencia de Feijóo de que sus puntales en Presidencia y Hacienda marchen con exclusividad a Génova, le desviste totalmente el Gobierno. Deberá buscar a alguien que le haga de 'fontanero', será difícil un perfil con tanta eficacia como el de Bendodo, con quien tiene una estrecha relación, y ahora también deberá buscar perfiles más económicos en una legislatura que se barrunta muy complicada. No repetirá el consejero de Economía, Rogelio Velasco, cuota de Cs.

El Gobierno andaluz, en funciones, celebró este miércoles una reunión al término de la que compareció el todavía vicepresidente, Juan Marín, que ha dimitido de todos sus cargos en Cs, junto a Bendodo. Ambos han formado un dúo muy bien avenido en la política andaluza de los últimos tres años y medio. La coalición de Gobierno de PP y Cs en Andalucía ha llegado hasta el final en buen estado de salud, pese a todo lo ocurrido en el resto de España. Los dos partidos decidieron “encapsular” su pacto y lograron aislarlo del ruido. Marín dijo no arrepentirse de cómo había gestionado su alianza con el PP, a pesar de que ha sido este partido el que ha capitalizado todo el rédito político y que la gestión de Cs en el gobierno ha sufrido una severa derrota en las urnas, firmando su desaparición del Parlamento.

Marín dijo que no aceptará ningún cargo en el Gobierno y que de momento se tomará un descanso. El PP le ofrecerá algún organismo público o fundación para que encuentre acomodo y como agradecimiento a la lealtad en sus funciones, aseguran fuentes del Gobierno. La consejera de Empleo, Rocío Blanco, sí se da por segura en el futuro gabinete. Ella es independiente y aunque fue cuota de Cs siempre ha tenido una sintonía total con Bendodo y se la ha visto en los mítines centrales del PP de Málaga. La consejera de Igualdad y Políticas Sociales, Rocío Ruiz, tiene mucho más complicado continuar porque en el PP admiten que eso abriría tensiones a Moreno con el partido. Ruiz se postula como posible sucesora de Marín al frente de Cs.

El calendario comenzará a correr a partir del próximo 14 de julio, cuando se constituirá el Parlamento andaluz. Moreno apurará los plazos para que haya Gobierno en Andalucía antes de la última semana de julio. La sesión plenaria para su investidura será el 20 y 21 de julio. El Gobierno se anunciará y tomará posesión sin dilaciones, admiten fuentes próximas al presidente.

Compartir el artículo

stats