Kiosco

Diario Córdoba

ELECCIONES 19J

Seis partidas en clave nacional en los comicios andaluces

El resultado de los candidatos a la presidencia de la Junta andaluza será un termómetro para comprobar las posibilidades de los partidos ante el superaño electoral de 2023

El candidato del PP andaluz, Juanma Moreno, con el presidente del partido, Alberto Núñez Feijóo. CÓRDOBA

1) El PSOE cruza los dedos para mantener el suelo de 33 escaños

El PSOE de Andalucía, la maquinaria electoral antaño casi perfecta, engrasada tras 37 años en el poder, cierra su campaña autonómica más amarga y difícil. Nunca tuvo los pronósticos de cara, pero de aspirar a una remontada y de soñar con mejorar sus 33 escaños de 2018 e incluso ganar, ha pasado a cruzar los dedos para mantener ese suelo. Pintan bastos el 19-J para Juan Espadas y lo saben en la federación, la joya de la corona del partido, igual que en Ferraz y en la Moncloa. Pero en el PSOE-A aún se aferran a la «corriente de voto oculto» y a la evidencia de que las encuestas erraron en el pasado, reiteran en la cúpula. En el equipo de Espadas se sienten «satisfechos del campañón» de su líder, porque ha recorrido, en apenas 15 días, 6.000 kilómetros (un total de 18.000 desde enero) y ha podido sentir una «receptividad y un cariño que no captan los sondeos».

Esa ausencia de rechazo a su candidatura, sostienen, les hace pensar que el resultado será mejor de lo previsto. Su mensaje central, que solo el PSOE-A «es capaz de parar a la derecha y la ultraderecha» y que estos cuatro años han sido «perdidos» para la autonomía. El 19-J tendrá, inevitablemente, una doble lectura. Para el PSOE-A, por su resistencia (o no) en una tierra que ha modelado durante cuatro décadas. La convicción de que Espadas seguirá al frente, pase lo que pase, es total. Para Ferraz y para la Moncloa, las urnas medirán la fortaleza del Gobierno de Pedro Sánchez en el último examen antes de las municipales y autonómicas de mayo de 2023.  

2) Juanma Moreno consigue que "la derecha no dé miedo"

Juanma Moreno ha conseguido acabar la campaña sin meterse en ningún charco y sin generar ninguna polémica que haya estropeado las buenas perspectivas que tenía. En 2018, el candidato del PP sacó 250.000 votos menos que el PSOE, el peor resultado de los populares en Andalucía (750.778 votos, 26 escaños), pero se apoyó en Ciudadanos y Vox para ser presidente. Ahora, tras tres años y medio en los que ha conseguido, dice, que «la derecha no dé miedo», las encuestas le señalan como claro ganador. Él sueña con doblar el número de diputados y obtener mayoría absoluta (55 asientos), aunque ningún sondeo ha puesto ese número negro sobre blanco. Sabe que, si no logra ese hito, la extrema derecha le presionará para entrar en el Gobierno. «Si tan solo necesita un voto, si tan solo necesita una abstención de Vox, no se la vamos a dar si Vox no está en el Gobierno», avisó la aspirante de ultraderecha, Macarena Olona. 

Moreno Bonilla sabe que si no logra mayoría absoluta, Vox le presionará para entrar en el Gobierno

decoration

La dirección del PP no se creen la amenaza y no aceptan la comparación con Castilla y León, donde Fernández Mañueco tuvo que compartir el poder con los de Santiago Abascal. «El PP de febrero y marzo, cuando hubo que negociar con Vox allí, no es el PP de ahora», afirma un miembro de la cúpula en referencia a la caída de Pablo Casado. El equipo de Feijóo considera que la formación ultra acabará permitiendo a Moreno seguir presidiendo la Junta si el PP tiene más escaños que toda la izquierda junta, aunque le falten unos pocos para su investidura.

3) Ciudadanos, ante un panorama tan delicado como en toda España

La situación de Ciudadanos es tan delicada en toda España que caer de 21 a tres escaños en las elecciones de este domingo se interpretaría de manera positiva. El desmoronamiento que vive el partido naranja desde la debacle en las generales de 2019 se ha ido confirmado elección tras elección. Desaparecieron de la Asamblea de Madrid y se quedaron con una representación escasa en Cataluña y Castilla y León. Las encuestas marcan que esa tendencia continuará en Andalucía aunque haya sido la comunidad en la que la alianza con el PP ha funcionado mejor y más tiempo. Juan Marín, vicepresidente de Juanma Moreno, no ha podido rentabilizar la acción de Gobierno realizada durante tres años y medio. El socio grande se ha comido al pequeño. Marín confía en que las pocas actas que consiga puedan sumarse a las del PP y seguir así compartiendo poder en la Junta. La mejor asociación para Ciudadanos sería que su aportación, por pequeña que fuera, llegara a darle la mayoría absoluta a Moreno (55 escaños es el número mágico) y entre los dos cerraran el paso a Vox. 

4) Un laboratorio de pruebas para el proyecto de Yolanda Díaz

Andalucía será, aunque Yolanda Díaz no lo quiera, el laboratorio de pruebas del frente amplio que pretende construir de cara a las elecciones generales de 2023. Así lo han entendido Podemos, IU, Más País, Equo, Alianza Verde e Iniciativa, que se han puesto a su disposición y han aprovechado a su vez el éxito de la vicepresidenta segunda para intentar impulsar las expectativas electorales de su candidata, Inma Nieto. Las predicciones de El Periódico de Catalunya, ayer, les dan 8 escaños. Muy lejos de los 17 que lograron en 2018. De los resultados que arrojen las urnas dependerá que el proyecto de Díaz eche a andar con buen pie o comience su andadura con nubes en el horizonte. 

Para Ferraz y para la Moncloa, las urnas medirán la fortaleza del Gobierno de Pedro Sánchez

decoration

5) Vox quiere a Macarena Olona en el Gobierno andaluz

Vox no dará un solo apoyo al PP si esto no implica su entrada en el Gobierno de Andalucía. La candidata del partido de ultraderecha, Macarena Olona, ha centrado su discurso en criminalizar la migración y dejar claro que quieren entrar en el Ejecutivo si Moreno necesita uno solo de sus votos para revalidar la presidencia autonómica. La intención es ratificar el giro de estrategia que pusieron en marcha en las elecciones en Castilla y León, primer territorio en el que los de Santiago Abascal exigieron tocar poder. Según las predicciones Vox podría alcanzar los 19 escaños, siete más que los que logró en 2018. Sin embargo, estas estimaciones se quedan cortas respecto a las previsiones del partido. La apuesta por Olona podría no resultar tan acertada como parecía en un principio.

6) Teresa Rodríguez aspira a cuatro escaños

Teresa Rodríguez sabe moverse en la arena electoral. La que fuera candidata de Podemos en las anteriores elecciones esta vez se ha presentado sin respaldo electoral, pero conservando el nombre, Adelante Andalucía. Aunque la marca sigue conservando algún tirón, la fragmentación de la izquierda no parece ayudar a la líder de Anticapitalistas. En frente tiene a Por Andalucía, la coalición de Podemos, IU, Más País, Equo, Alianza Verde e Iniciativa. Aun así, sus expectativas electorales se sitúan entre dos y cuatro escaños.

Compartir el artículo

stats