La consejera andaluza de Igualdad, Rocío Ruiz, afronta los últimos meses de gobierno satisfecha por el trabajo hecho a pesar de la pandemia y por haber sido «dique de contención» a Vox en un área clave como la suya, a la vez que hace autocrítica de Cs y apuesta por consultar a las bases una posible coalición con el PP.

En una entrevista concedida a Efe, con las elecciones posiblemente en junio, Ruiz evita entrar en asuntos orgánicos del partido naranja al que representa, de lo que se alejó «porque ya tenía suficiente con una Consejería de la complejidad» de la suya, pero sí tiene claro que a la hora de decidir sobre si concurrir o no junto al PP en las elecciones se debería abrir una consulta a las bases y afiliados.

Considera que la Ejecutiva nacional de Ciudadanos deberá basar su decisión «en datos, en necesidad y utilidad, pero siempre atendiendo a las bases». Ruiz aseguró que le gustaría repetir el mismo gobierno de PP y Cs, que ha sido «un éxito», al contrario de lo ocurrido en otras comunidades, y no se plantea ahora posibilidades como las de formar parte como independiente de un ejecutivo del PP con Juanma Moreno.

Además, garantizó que el presidente le ha dado «libertad absoluta y un apoyo total» durante estos tres años y medio para hacer las políticas de igualdad, «que eran complicadas con Vox delante», y para todas las políticas sociales, por lo que se ha sentido muy cómoda.

Lo que tiene claro es que nunca sería consejera en un gobierno de coalición con Vox, «bajo ningún concepto». Esta formación ha pedido su dimisión una decena de veces estos años.

Su nombre sonó fuerte como alternativa al líder de Cs, Juan Marín, pero la consejera no dio el paso. «No es que no que no me atreva, siempre estoy dispuesta a lo que necesite el proyecto». Pero nunca ha querido «crear división» ni enfrentarse a «nadie».