La Audiencia Nacional inició este martes el macrojuicio del caso Madeja, una supuesta trama de sobornos a funcionarios a cambio de obra pública, con la absolución de doce acusados tras serles retirada la acusación y el anuncio de numerosos acuerdos de conformidad entre la Fiscalía y la gran mayoría de implicados.

Treintena y seis acusados se sentaron en el banquillo en el segundo juicio de una macrocausa que nació en Sevilla y acabó en 2015 en la Audiencia Nacional, y que gira en torno a la empresa Fitonovo -cuyos propietarios han alcanzado un acuerdo con la fiscalía reconociendo los hechos y obteniendo reducción de pena-, que presuntamente creó una infraestructura para obtener contratos públicos irregulares y que tenía una contabilidad paralela para financiar sobornos a funcionarios en distintas administraciones, sobre todo de Andalucía, Canarias y Extremadura. Pero, a medida que avanzaba el juicio, hasta una docena de acusados fueron abandonando la sala, mientras se oía algún «enhorabuena» de fondo, tras anunciar el tribunal que su «sentencia será necesariamente absolutoria» después de que la Fiscalía haya reconocido que los hechos por los que se les acusaba están prescritos y la Abogacía haya retirado el delito de prevaricación a dos de ellos.

De los 24 acusados que han quedado en el banquillo, la gran mayoría han llegado a un acuerdo con la Fiscalía.