Andalucía recibirá este año 54,8 millones de euros de los 315 que dedicará el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) a quince comunidades autónomas y al Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa) para reforzar el análisis y el control de la incapacidad temporal.

Según informó ayer el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, estas cantidades se entregan en el marco de los convenios de colaboración suscritos con ese objetivo con todas las comunidades autónomas salvo País Vasco y Navarra, y con el Ingesa.

Los convenios, que incluyen diversas mejoras para la supervisión y control de esta prestación, y están orientados a la optimización de la duración de los procesos de incapacidad temporal, tienen como objetivo estudiar el comportamiento de la prestación en cada comunidad para establecer los controles oportunos de forma coordinada. Este año se ha incluido la posibilidad de que esta cuantía sea destinada a la creación de unidades médicas especializadas en las patologías más prevalentes, así como el empleo de herramientas predictivas en los reconocimientos médicos a realizar por los servicios públicos de salud y el refuerzo de medios materiales, informáticos y humanos, incluida la incentivación de los profesionales.