La Junta de Andalucía mantuvo ayer una reunión con representantes del sector agroalimentario para consensuar una normativa específica ante el inminente inicio de las campañas de recolección en el campo andaluz, previa a su aprobación por el Consejo de Gobierno.

Según informó la Consejería de Agricultura, el Gobierno andaluz tiene muy avanzada una orden específica con el objetivo de lograr un campo seguro y libre de covid-19. La consejera, Carmen Crespo, ha indicado que «las campañas agrícolas están muy cercanas en el tiempo y tenemos que conseguir que los niveles de seguridad sean los máximos».

En la guía de recomendaciones ya publicada se especifican la pautas a seguir por los temporeros y se recomienda que cada explotación elabore un plan de contingencia que establecerá la coordinación con los responsables de los alojamientos comunes, de albergues o residencias temporales y con las administraciones locales o empresas de trabajo temporal.

Como medida primordial se incluye un seguimiento de los temporeros para garantizar un movimiento seguro, estableciendo, si es preciso, periodos de cuarentena. También se fija la utilización de guantes y mascarillas en la recolección y, en caso de que no sea factible, el distanciamiento interpersonal.