El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, defendió ayer el andalucismo «moderno e inclusivo» que representa su Gobierno y se mostró convencido de que «si mañana o pasado mañana se celebraran elecciones andaluzas» seguiría siendo jefe del Ejecutivo autonómico.

Así se pronunció durante una entrevista en la sede de la Fundación Cajasol de Sevilla, en el ciclo organizado por la Cadena SER con motivo del próximo 28-F y los 40 años de autonomía.

En este acto manifestó que es una «evidencia» que la autonomía ha sido positiva para Andalucía, si bien quiso distinguir entre dos etapas de esa autonomía: una primera, con una duración de unos 20 años, caracterizada por el progreso, por la ambición o por la ilusión, mientras que luego llegó una segunda etapa «de conformismo y dejación», en la que Andalucía empezó a perder oportunidades y trenes que han ido pasando.

Respecto al hecho de que Vox, socio de investidura del PP-A, pida la eliminación del estado de las autonomías, el presidente indicó que desde la discrepancia se puede hacer autonomía y preguntó si alguien ha visto que él haya rebajado un «ápice» su autonomismo en defensa de los intereses de Andalucía. En cualquier caso, señaló que hay que tener en cuenta la voz de Vox, porque representa a 400.000 andaluces, e insistió en que no está de acuerdo con algunos planteamientos de esa formación, como el rechazo al estado de las autonomías. Así, recalcó que él cree en el estado de las autonomías, pero garantizando igualdad y los mismos derechos y obligaciones para todos los españoles.

Respecto a las huelgas y protestas en la sanidad y en la educación, el presidente manifestó que las respeta pero que no cree que haya «motivos que las justifiquen». Sobre la sanidad, apuntó que, aunque hay cosas que mejorar, el ciudadano medio andaluz está «razonablemente satisfecho» con la situación de la sanidad pública, mientras que, en relación con las protestas en la educación por el nuevo decreto de escolarización, comentó que detrás de ellas hay más bien una «motivación política e ideológica».

En cuanto a las relaciones con el Gobierno de Pedro Sánchez, opinó que ahora estamos en un «punto álgido» del «maltrato» del Ejecutivo nacional a Andalucía, sobre todo por el hecho de que está sustentado sobre fuerzas independentistas que pretenden privilegiar sus relaciones con el Estado en detrimento de otros. Entre otras cuestiones, criticó que Pedro Sánchez «no haya sido capaz» de contestar aún a la última carta que le ha remitido solicitando una reunión, lo que evidencia que «no hay voluntad de querer entender y comprender» a esta tierra, interpretó.

Viene de la página anterior