Cada último domingo del mes de septiembre se celebra en Almogía, en la comarca malagueña del Guadalhorce, el Día de la Almendra, un evento que pretende dar a conocer todas aquellas tradiciones que rodean el cultivo y el procesamiento de la almendra.

El programa de actos del próximo domingo, 30 de septiembre, incluye una exposición de productos elaborados en las empresas locales, así como degustaciones de chanfaina, queso, almendrado, ajo blanco, porras blancas, postres y los afamados vinos de la tierra. También se repartirán en la sobremesa almendras fritas, un clásico de esta fiesta temática y un producto muy demandado por los asistentes.

La música de verdiales estará muy presente durante todo el día, ya que hay que recordar que Almogía da nombre a uno de los tres estilos reconocidos de este folclore autóctono malagueño. En este municipio se caracterizan por ser más rápidos y vivaces que los de los Montes o los de Comares. Tampoco faltará la música del coro Nuestra Señora de la Asunción y otro tipo de actuaciones musicales a cargo de El Callejón. Igualmente destaca como punto fuerte de la jornada la escenificación de oficios artesanales típicos de este entorno, como el de talabartero, pleita y los trabajos relacionados con la almendra: descapotado, partido y repelado. Todo ello en una celebración declarada como Fiesta de Singularidad Turística Provincial por parte de la Diputación de Málaga.

Dicha feria gastronómica en la que se promocionan los productos autóctonos de Almogía cumple este año su 14 edición y ya se ha convertido en un evento primordial dentro de la programación prevista en el marco del otoño malagueño.

Los establecimientos hosteleros del municipio también se suman a esta iniciativa, de mucho peso a la hora de la promoción turística de la localidad. Así, sus cartas ofrecen durante toda la jornada platos elaborados con almendra. Entre ellos, destacan las albóndigas, caracoles, pollo y chivo cocinados en salsa de almendras, patatas asadas, rollos kebab, hamburguesas o paella, todo al estilo Almogía.

Esta localidad del Valle del Guadalhorce, situada al norte de la provincia de Málaga, está poblada de olivos, pinos y almendros, por eso su economía se basa en la agricultura, especialmente en la explotación del último de estos productos. Así, no es de extrañar que se dedique toda una jornada a conocer el proceso que se desarrolla desde el cultivo de la almendra hasta su comercialización. Almogía es un pueblo rico en huellas históricas, desde la antigua fortaleza árabe de la que hoy queda en pie la Torre de la Vela, hasta el Castillo de Santi Petri, del siglo X, en tiempos baluarte defensivo de Bobastro. También es conocido por la iglesia de la Asunción y el artesonado mudéjar que recubre su nave central, y las ermitas del Sagrado Corazón y de las Tres Cruces. El domingo, todo ese patrimonio se muestra a los numerosos visitantes que se acercan al pueblo.