El portavoz del Grupo Socialista en el Parlamento andaluz, Mario Jiménez, valoró ayer la "estabilidad política" que, en su opinión, ha marcado el primer año de legislatura autonómica, que contrapuso con la inestabilidad que define la coyuntura política nacional por la falta de gobierno. "El PSOE ha aportado responsabilidad y estabilidad en este año transcurrido desde las últimas elecciones autonómicas, que ha permitido que Andalucía sea sinónimo de estabilidad", subrayó en rueda de prensa.

En su opinión, esta "buena gestión y la estabilidad política" han permitido "cumplir" con los compromisos adquiridos por el PSOE en las elecciones y por la presidenta Susana Díaz, en su debate de investidura. "Las últimas elecciones andaluzas supusieron una prueba de fuego de la capacidad de los partidos políticos de hacer un uso responsable de la pluralidad y frente al tacticismo irresponsable de algunos, hemos garantizado un año de estabilidad política, gracias a un acuerdo de investidura transparente", enfatizó.

Para Jiménez, la estabilidad de la que goza Andalucía es "el valor político más cotizado en estos momentos en España" y le permitió haber sido la primera comunidad autónoma que tuvo presupuestos en el 2016 o sumar doce iniciativas legislativas tramitadas o en tramitación en la Cámara autonómica.

Esta estabilidad también permitió, en su opinión, que uno de cada tres empleos generados en España "se han creado en Andalucía", que la Junta haya implementado la mayor oferta de empleo público del Estado y que haya iniciado la recuperación de los derechos de los trabajadores públicos.

El portavoz socialista valoró la oposición desarrollada por Ciudadanos porque, "ha ayudado a sacar adelante una agenda valiosa para Andalucía" y la ha contrapuesto con "la nueva pinza" del PP y Podemos, partidos a los que reprochó "la irresponsabilidad de quienes se ponen de acuerdo en el no". Jiménez enfatizó que en este primer año de legislatura la Susana Díaz "ha tenido que levantar la voz en defensa de Andalucía, ante el intento de algunos de construir una España asimétrica, una España de dos velocidades".