El vicesecretario de Política Autonómica y Local del PP, Javier Arenas, aseguró ayer que las recetas del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, "son viejas y tienen el mismo profesor de economía que (José Luis Rodríguez) Zapatero" por lo que traen "más paro, más impuestos y menos servicios públicos".

Arenas, que participó en una reunión de los diputados populares de la provincia de Cádiz en Vejer de la Frontera, acusó al líder de los socialistas de protagonizar un "error histórico" al entregar "gran parte del poder municipal a los radicales que habían perdido las elecciones". "¿Quién responde ahora por las barbaridades que se han hecho?", se preguntó.

Arenas cree que "cuando gobiernan la recetas de Pedro Sánchez y sus aliados radicales" se ponen en cuestión las pensiones, el empleo y la inversión. En cambio el PP, argumentó, es un "proyecto de futuro", porque "con el PP y (Mariano) Rajoy hay más empleo, menos paro, más afiliados y se paga menos IRPF que en el 2011". "Ese es el cambio que hemos traído a la sociedad española", apostilló.

Arenas reconoció que, aunque las encuestas los sitúan como la primera fuerza política para las próximas elecciones generales, el PP tiene que ganarlas "con mucho margen porque si no Pedro Sánchez y los radicales" no les van a dejar gobernar. "El único miedo que veo es volver al año 2011. Los españoles no quieren que pase aquí lo de Grecia", dijo.

A su juicio, las elecciones "no se ganan sobre lo que se ha hecho", sino "cuando se presenta un proyecto ilusionante para el futuro y se presenta como aval lo que se ha hecho en el pasado". Su principal aval, dijo, es que recibieron "la peor herencia en el 2011" pero "con el esfuerzo de toda la sociedad española ya se ven avances" y "eso es indiscutible". Como ejemplo puso los 500.000 empleos creados. "El auténtico cambio es haber pasado en España del paro a la creación de empleo", apostilló.

El líder popular aseguró que su partido "ha estado, está y estará en el centro político, en la capacidad de diálogo"para "garantizar a los españoles los mismos derechos y las mismas obligaciones vivan donde vivan" y para mejorar la sociedad del bienestar. Sobre el conflicto soberanista dijo que "Cataluña es España y España es Europa y romper esa triple relación solamente va en perjuicio de los ciudadanos catalanes", avisó.