Los promotores de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que recogieron 42.000 firmas para reclamar un sistema de renta básica en Andalucía expresaron ayer su "estupor" por la decisión de la Junta de manifestar su criterio contrario y reclamaron al Parlamento que la propuesta sea tramitada. Los responsables de la plataforma Compromiso Social por el Progreso de Andalucía y de la Red Andaluza de Lucha contra la Pobreza se reunieron ayer con el presidente del Parlamento, Juan Pablo Durán, para reclamar la tramitación de la citada iniciativa, que cumple "sobradamente" los requisitos que la legislación establece para su admisión por el Parlamento, y anunciaron que se entrevistarán con todos los grupos de la Cámara para conseguirlo.

La plataforma, una de las promotoras de la iniciativa, ha criticado que se trate de "coartar" el debate de una iniciativa pensada para más de 280.000 familias que no tienen en este momento ningún recurso y que se encuentran en una situación "de máxima urgencia". En este sentido, defienden que no se puede esperar hasta 2017, cuando entraría en vigor la ley que prepara el Gobierno andaluz, y confió en que los grupos de la Cámara tomen en consideración la iniciativa que han presentado para "dar respuesta a la necesidad urgente que atraviesan miles de personas al borde de la exclusión".

Francisco Carbonero, secretario general de CCOO de Andalucía, una de las organizaciones que forman parte de la plataforma, se mostró "indignado" y denunció que el rechazo es una "burla" al llamado "escaño 110" que permite que los ciudadanos defiendan sus propias iniciativas, tras lo que señaló: "Ya está bien de discursos y fotos". Carbonero se preguntó si estos son "los nuevos tiempos" que prometió Susana Díaz, tras lo que espetó: "Es una estafa a los miles de ciudadanos que no tienen para comer". La red andaluza lamentó que se haya "despreciado" el trabajo de cientos de personas.