El jefe del Ejecutivo andaluz, José Antonio Griñán, no está obligado a comparecer en el Congreso de los Diputados ni como presidente autonómico ni como exministro de Trabajo, según confirmaron ayer a Efe fuentes parlamentarias.

De acuerdo con estas fuentes, la obligación del presidente de una comunidad autónoma es dar explicaciones ante el Parlamento autonómico correspondiente.

El presidente del Partido Popular andaluz, Juan Ignacio Zoido, anunció el pasado domingo que el grupo popular pedirá la comparecencia en la Cámara Baja de José Antonio Griñán y de su antecesor al frente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, también ministro de Trabajo con el Gobierno de Felipe González, por el caso de los ERE fraudulentos.

Fuentes parlamentarias explicaron ayer que no se puede ejercer la labor de control al Gobierno con carácter retroactivo, de tal manera que las Cortes Generales solo pueden controlar el trabajo del Ejecutivo actual y no el que desarrollaron miembros de gobiernos anteriores.