La consejera de la Presidencia de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha criticado este miércoles que, en el reparto que ha hecho el Gobierno de la Nación del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) para 2013, pueda volver a salir beneficiada Cataluña, como ya ocurriera con el FLA de 2012, sin que el Ejecutivo que preside Mariano Rajoy atienda al criterio de la mayor población de Andalucía.

En declaraciones a los periodistas, la consejera, quien ha inaugurado en Pedroche (Córdoba) el Centro de Interpretación de las Siete Villas de Los Pedroches, ha subrayado que "los números cantan solos" y resulta "insuficiente, una vez más", la asignación que ha hecho del Gobierno central para Andalucía, a través del FLA, de 3.209,55 millones de euros, cuando la comunidad autónoma había pedido financiación del FLA 2013 por un importe de 7.039,65 millones de euros.

Ya en el reparto del FLA de 2012, según ha recordado Díaz, el trato que tuvo Andalucía "no fue equitativo y lo que recibió quedó muy lejos de lo que recibieron otras comunidades autónomas, como Cataluña, que estaban más endeudadas que Andalucía", mientras que "ahora, una vez más, entramos con mal pie", pues, según informaciones periodísticas, "de nuevo otras comunidades autónomas, como es el caso de Cataluña, podrían llegar a recibir uno de cada tres euros" del FLA de 2013, lo cual "tiene que ser corregido de manera inmediata por el Gobierno de la Nación".

En este sentido, la consejera de la Presidencia ha reclamado que el reparto del FLA de este año "se tiene que hacer con transparencia", de tal forma que "todas las comunidades autónomas tienen que saber qué recibe cada una y tiene que haber criterios que respondan al endeudamiento, pero también a la población", a la hora de establecer el reparto.

A este respecto, Díaz ha recordado que el Fondo de Liquidez Autonómico "es un instrumento que facilita el crédito a las comunidades" para solventar sus necesidades de financiación, "pero no es una ayuda", porque ese dinero lo habrá de devolver, en este caso la Junta de Andalucía, "a un interés del seis por ciento", de modo que la comunidad autónoma andaluza debe "tener el mismo trato que otros territorios".