El secretario de Organización del Colectivo Unitario de Trabajadores-Bloque Andaluz de Izquierdas (CUT-BAI), Manuel Rodríguez Guillén, ha asegurado este viernes que el actual coordinador general de IULV-CA, Diego Valderas, "no es nadie para decir si quiere seguir o no al frente del partido básicamente porque, aunque quisiera, no puede por los Estatutos" de la formación.

Así lo ha manifestado, en declaraciones a Europa Press, tras conocer que el propio Valderas ha asegurado en un desayuno con periodistas parlamentarios que ve "complicado" que puedan hacerle cambiar su "voluntad actual" de no volver a optar al cargo en la XIX Asamblea Andaluza que la federación de izquierdas celebrará la próxima primavera y en la que, en su opinión, hay que dar paso a la renovación.

"Él no tiene que manifestar ni que va a seguir ni que no va a seguir porque, según los Estatutos, no puede ser más tiempo coordinador general y, aunque se planteara una modificación de los Estatutos, no creo que empezaran a funcionar en esta Asamblea, sino en la próxima", ha argumentado Rodríguez Guillén aunque con ciertas dudas sobre la "legalidad" de esta posibilidad de cambio en los Estatutos. "No sé si legalmente se podrían cambiar los Estatutos, eso tendría que ser valorado por juristas", ha admitido.

Lo que tiene claro es que, hoy por hoy, los Estatutos de IULV-CA no permiten que el coordinador general esté más de dos mandatos consecutivos en el cargo y que, por tanto, ahora corresponde "decidir quién va a ser el nuevo líder y la nueva dirección del partido en el proceso asambleario".

Cuestionado sobre si CUT-BAI tiene alguna preferencia o candidato para elegir a un nuevo coordinador general, Rodríguez Guillén ha señalado "nadie es descartable" pero que no tienen "nada decidido aún" porque, entre otros motivos, el próximo 8 de febrero el Colectivo de Trabajadores tiene una asamblea nacional.

Sobre la XIX Asamblea Andaluza de IULV-CA, ha advertido de su importancia en tanto en cuanto se podrá constatar los "dos grandes bloques" que existen en la formación: "la gente que está de acuerdo con que se forme parte del Gobierno andaluz en estas condiciones; y la que no", ha resumido tras recordar que la CUT-BAI está en este último grupo al considerar que, "salvo que el PSOE-A se levante mañana siendo de izquierdas", no merece la pena formar parte del Ejecutivo autonómico.