Andalucía es "la campeona mundial en agricultura ecológica", aunque muchos ciudadanos de la comunidad no lo saben. De ahí que la organización que aglutina a los productores haya decidido dar un cambio a su imagen para intentar desarrollar el mercado interno y conseguir que los españoles conozcan mejor estos productos y los consuman más, ya que el 75% de la producción se exporta. Así, el Comité Andaluz de Agricultura Ecológica (CAAE) ha pasado a denominarse Asociación Valor Ecológico.

La primera apuesta en esta renovación es la creación de una nueva marca, Ecovalia, con la que la organización quiere distinguir a aquellas empresas y productos ecológicos que están comprometidos con el medio ambiente y con sus trabajadores. Se trata de aquellas compañías que implementan criterios ambientales en la gestión de los residuos y de eficiencia energética, y que además desarrollan prácticas de responsabilidad social vinculadas con la política laboral.

Esta renovación en la imagen de la asociación se presentó ayer en Sevilla. Durante el acto, su director general, José Luis García Melgarejo, destacó que la organización lleva 22 años funcionando y que, con este paso, "se abre más a la sociedad". "España no es solo campeona del mundo de fútbol y de balonmano, también de agricultura ecológica", destacó.

En este sentido, señaló que el valor ecológico ha traspasado los sectores de la agricultura y de la ganadería y ya llega a otras áreas como la hostelería o los cosméticos. "El objetivo del cambio de nombre es poder comunicar más y mejor para ser identificado por el consumidor con más facilidad", recalcó el director general, quien defendió que esta manera de hacer las cosas supone tener "una visión moderna del sector agrario", donde cobran vital importancia la innovación y la tecnología.

En cualquier caso, y a pesar de los cambios, la certificación CAAE seguirá existiendo como tal para garantizar el componente ecológico de los productos.

Por su parte, el presidente de la organización, Francisco Casero, destacó que en una situación nefasta para la creación de puestos de trabajo, el sector ecológico genera entre el 20% y el 30% más de empleo cada año. Asimismo, reivindicó el papel de los agricultores y los ganaderos al proclamar que "la gente del campo es más necesaria que nunca" y que hay que reconocer el valor que aportan a sus producciones para reforzar su "autoestima" en momentos complicados como el actual.