El PSOE andaluz insistió ayer en que el Gobierno andaluz junto con los sindicatos y los empresarios está a punto de cerrar un acuerdo "prioritario y urgente" que estará volcado en la creación de empleo, será el armazón del Pacto por Andalucía y servirá además, indicaron, para dar un empujón al acuerdo nacional propuesto por Alfredo Pérez Rubalcaba. El guión del Gobierno andaluz ha dado un giro y desde el pasado viernes, que se conocieron los demoledores datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), ha dejado de hablar de un gran pacto por Andalucía para dejar claro que lo perentorio es un acuerdo nacional contra el paro. Así lo señaló el presidente andaluz, José Antonio Griñán, que incluso se anticipó a la oferta de Rubalcaba al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Y en esto insistió ayer también el vicesecretario general del PSOE-A, Mario Jiménez. Por su parte, el líder del PP andaluz, Juan Ignacio Zoido, lamentó que no haya "ni una propuesta, ni documento, ni avances" dos semanas después de su encuentro con Griñán, del que ambos salieron optimistas sobre la posibilidad de un acuerdo.

Andalucía cerró 2012 con 1,4 millones de parados y una tasa de paro histórica del 35,86%. Diez puntos por encima de la media nacional. El Gobierno andaluz sabe que se han encendido las alarmas. En su reunión con Griñán en San Telmo dentro de la ronda convocada para el Pacto por Andalucía, los secretarios regionales de UGT y CCOO, Manuel Pastrana y Francisco Carbonero y el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Santiago Herrero, coincidieron en la urgencia de renovar el diálogo social y dejaron muy claro que esto deberá hacerse al margen del acuerdo general, al que están convocados otros agentes económicos y sociales. El Gobierno andaluz indicó ayer que los contactos con los líderes sindicales y el jefe de la patronal "no han cesado" y confiaron en que "muy pronto" puedan dar resultados.

El número dos del PSOE-A, Mario Jiménez, defendió la "aportación" del Pacto por Andalucía, el gran proyecto político de Griñán para este curso, al acuerdo nacional por el empleo propuesto por Rubalcaba. El Gobierno andaluz reclama un trato preferente para la comunidad dentro del pacto nacional. En concreto, el documento remitido por Rubalcaba a partidos, sindicatos y empresarios exige medidas especiales para aquellas comunidades donde el índice de paro supere el 30%. El Gobierno central ya ha aprobado planes especiales de empleo para Extremadura y Canarias.

El vicesecretario general del PSOE-A reclamó que se reprograme el objetivo del déficit público y que se retrase del 2015 al 2016. Con ese oxígeno, defendió, se podrían aprobar políticas públicas de reactivación económica y de crecimiento. "Si la situación en España es difícil", señaló Jiménez, "en Andalucía es especialmente complicada". El dirigente socialista aseguró que la mesa política del pacto andaluz será lo último que se convoque y solo después de que se cierre el acuerdo de concertación.

Con este giro en el planteamiento del Pacto por Andalucía se hace quizás aún más cuesta arriba que se incorpore el PP, que no baraja en absoluto sumarse a un acuerdo económico ya cerrado entre Junta, sindicatos y patronal, y donde no se tengan en cuenta sus reformas. El presidente del PP-A, Juan Ignacio Zoido, se alejó ayer algunos pasos de la posibilidad de un gran acuerdo político en clave andaluza, al denunciar que tras dos semanas de su encuentro con el presidente Griñán no se haya movido ni un solo papel. "Ni una propuesta ni llamada ni documento de avances", señaló ayer en su discurso de la Interparlamentaria del PP-A (más información en la página 16).