Luchar, moverse, movilizarse. Es la única respuesta posible ante unas políticas, las del Gobierno de Mariano Rajoy, que están llevando el país a la "ruina". El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, llamó ayer a los andaluces a batallar "todos juntos" para exigir al Ejecutivo del PP un cambio de rumbo y, sobre todo, para dejar claro que esta comunidad no tolerará "retroceder" ni un paso en los derechos conquistados. En un mitin junto a los líderes sindicales, que fueron más beligerantes aún con Rajoy, el presidente andaluz insistió en que las dramáticas cifras del paro obligan a los partidos a alcanzar un "gran pacto nacional por el empleo".

"No vamos a luchar por el déficit, sino por el empleo", sentenció Griñán en un multitudinario acto con mayores en el Palacio de Congresos de Sevilla, al que asistió la cúpula del PSOE andaluz y Manuel Chaves, entre muchos otros. El secretario general del PSOE-A reiteró su apuesta por sellar un gran acuerdo contra el paro que implique a todos los partidos ya que, según dijo, la "política es la única capaz de resolver los problemas". En un contexto nacional poco dado al consenso entre el Gobierno y la oposición, Griñán sacó pecho de las negociaciones abiertas en la comunidad para alcanzar un Pacto por Andalucía, que reúna, en torno al 28-F, a partidos, sindicatos, empresarios y colectivos sociales. "Será un pacto de abajo arriba, un pacto entre generaciones", aseguró.

MOVILIZACION EN LA CALLE El presidente reivindicó el espíritu de lucha de hace 35 años, cuando Andalucía lideró la batalla contra la desigualdad territorial, y animó a los andaluces a tomar las calles contra una gestión que, a su juicio, amenaza con romper la igualdad entre todos los españoles. "Debemos reflejar que en Andalucía se marca el camino", señaló. Dijo el presidente que "hay que detenerse a pensar hacia dónde están llevando el país". "Nos piden fe, cuando el pasado año se perdieron 400.000 empleos fijos, más de la mitad de los trabajadores trabajan sin convenio colectivo y hay de dos a tres millones de personas en paro y sin alternativa al desempleo", advirtió. Griñán aseguró que es la "hora de reconocer que con estas recetas no se va a ninguna parte".

Un tono más duro emplearon los dirigentes sindicales. El secretario general de UGT-A, Manuel Pastrana, lamentó que el Gobierno esté "jodiendo especialmente" a Andalucía y avisó de que las reformas del PP están "demoliendo" todos los derechos conquistados. Urge una "potente movilización" contra el "estrangulamiento" que, según él, practica Rajoy con la comunidad. En esa movilización, los mayores deben retomar el papel que jugaron antaño, coincidieron los tres oradores. "Os invito a que estéis a la pelea, a la lucha", manifestó Francisco Carbonero, líder de CCOO-A. Abogó por un "envejecimiento activista" para frenar medidas como el pensionazo.

ESCUELA CONCERTADA "No voy a caer en la trampa de enfrentar a la enseñanza pública y a la concertada", zanjó ayer Griñán. Frente a las críticas del PP de marginar a los centros concertados, el presidente dejó claro que no tiene "nada en contra de una u otra" escuela. "Para mí las dos son preferentes, pero quiero el equilibrio, esto es, que si un Gobierno favorece la enseñanza privada, no vaya a perder calidad la pública", aseguró. Arremetió contra la reforma educativa del ministro Wert, que consideró una "barbaridad" porque "deja caer a los estudiantes desde niños".