El Gobierno andaluz marcó ayer distancias con el proyecto que prevé 1.400 plazas hoteleras y 350 viviendas en la playa virgen de Valdevaqueros (Tarifa). Tras aprobar el Ayuntamiento tarifeño esta urbanización --con los únicos votos en contra de IU--, en el Ejecutivo andaluz se escucharon opiniones distintas. La delegada de Medio Ambiente en Cádiz, Silvia López, se alineó con las tesis del consistorio y dijo que era "desarrollo sostenible".

El consejero de Agricultura y Medio Ambiente, Luis Panas, aseguró ayer que en la Junta "hay un solo punto de vista" sobre este asunto. El Gobierno "va a ser muy escrupuloso con la legalidad", avisó. En la decisión final primará el medio ambiente. "No nos va regir la demanda, sino la protección del litoral, un desarrollo sostenible y, lógicamente, también el desarrollo económico de nuestra tierra", afirmó la consejera de la Presidencia, Susana Díaz.

El Gobierno andaluz insiste en que el proyecto, cuya aprobación municipal ha levantado una enorme polémica, viene de los años 90 y que ahora las circunstancias han cambiado. Susana Díaz aseguró que la declaración de impacto ambiental de la Junta se hará con rigor y siendo "conscientes de que la política que tenemos de desarrollo de nuestras costas es distinta a la política que en otros momentos el PP ha querido plantear". Planas, por su parte, negó discrepancias en el seno del Ejecutivo por el proyecto de Valdevaqueros. "El punto de vista es uno y exclusivamente uno", aclaró.

El miércoles, la consejera de Fomento, Elena Cortés (IU) se alineó con la posición de su formación en el Ayuntamiento de Tarifa. El proyecto salió adelante con los votos de PP, PA (socios en el consistorio) y PSOE.

CARA Y CRUZ Sobre el controvertido proyecto se pronunció también el secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, quien señaló que su departamento "salvaguardará" el litoral y la franja de dominio público marítimo terrestre. "El litoral es difícil que, como tal, se vuelva a urbanizar porque la Ley de Costas establece unas protecciones muy importantes", advirtió tras comparecer en el Senado.

El principal defensor de la macrourbanización es el alcalde de Tarifa, Juan Andrés Gil (PP), quien lamentó que algunas informaciones puedan "perjudicar a la imagen turística del municipio". Tildó de "falsos y tendenciosos" algunos datos, como que se urbanizará la playa de Valdevaqueros, y llamó a la "responsabilidad". El PP-A respalda el proyecto porque "no se toca nada desde la playa hasta la carretera". Los ecologistas se oponen radicalmente. La UE ya estudia una denuncia de Verdemar por posibles infracciones a la Directiva Hábitats en el Parque Natural del Estrecho, donde se levantarían las construcciones.