El conflicto entre la flota pesquera andaluza y la policía costera de Gibraltar motivó ayer que el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, reclamase al Gobierno español que "acelere" el proceso de negociación con Reino Unido para "de una vez por todas terminar con los entorpecimientos" que se producen y que los pescadores puedan salir a pescar, "como han hecho siempre y sin ningún problema".

A la tensión diplomática que ha generado el que Gibraltar impida a los pesqueros gaditanos faenar en sus costas se sumó ayer un conflicto, de carácter local, entre el Ayuntamiento de La Línea (PSOE) y el de Algeciras (PP). Los socialistas linenses han acusado al PP de Algeciras de instigar el conflicto de los pescadores en Gibraltar. Sobre este punto, Griñán sentenció que "no es tiempo de hacer una querella partidaria sino de que los pescadores puedan pescar". Por su parte, el consejero de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Luis Planas, animó ayer a los pescadores de la zona de Gibraltar a seguir faenando "como lo han hecho tradicionalmente".

Al menos seis barcos pesqueros de Cádiz revivieron ayer noche los momentos de tensión con las patrulleras de la Royal Navy desplegadas en aguas de Gibraltar. Los pesqueros gaditanos son escoltados por la Guardia Civil para evitar enfrentamientos, pero el ruido de las motoras hace imposible salir a faenar. Este incidente se produjo después de que la pasada madrugada, pescadores españoles y patrulleras de la Guardia Civil cruzaran insultos y amenazas con las autoridades gibraltareñas y una embarcación de la Royal Navy en las aguas próximas al Peñón. El momento de mayor tensión se extendió entre dos y tres horas después de que cuatro barcos pesqueros saliesen a faenar por la zona.

Los armadores de Algeciras tacharon ayer de "temeraria" la actitud de la Policía de Gibraltar. Tras el último incidente registrado en las aguas próximas al Peñón, los pescadores califican a los agentes de seguridad como "piratas somalíes con uniforme". En una entrevista a esRadio recogida por Europa Press, Andrés Jarauta, armador del barco La Joaquina, advirtió: "Nosotros no somos los provocadores. No hemos ido a buscar las lanchas, sino que son las lanchas las que nos buscan a nosotros". Según Jarauta, la Royal Gibraltar Police está "haciendo un acto de piratería". Su barco echó las redes y una lancha gibraltareña salió en dirección hacia ellos repitiendo la situación del día anterior.