Una vez disuelto el Parlamento, el PP-A solicitó ayer la comparecencia urgente del consejero de Empleo, Manuel Recio, ante la diputación permanente para dar explicaciones sobre las acusaciones de Guerrero que apuntan a Gaspar Zarrías, exconsejero de la Presidencia. Los socialistas se negaron. El secretario general del PP-A, Antonio Sanz, dio ayer por buenas las acusaciones de Guerrero ante la Guardia Civil y de inmediato señaló a Zarrías como "la Z" del caso del fraude en los ERE. "Esto cierra el círculo: Chaves sería la X y Griñán la Y". El número dos del PP-A exigió a Zarrías que explicara su relación con Juan Lanzas, exsindicalista de UGT imputado en la causa de los ERE, supuestamente por mediar en la entrega de ayudas y recibir comisiones a cambio. Sanz insistió en que el presidente Griñán está "moral y políticamente invalidado para presentarse a las autonómicas, porque ha mentido en el Parlamento sobre la situación económica de Andalucía y sobre los ERE", como demuestran las declaraciones de Guerrero, dijo. La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, consideró ayer "incomprensible" que Griñán, Rubalcaba y Chacón no hayan ofrecido "ninguna explicación" sobre los ERE. El coordinador regional de IU, Diego Valderas, criticó que el presidente andaluz y Recio "se abracen" al actual director general de Trabajo, Daniel Rivera, imputado en el caso. "Si al final es condenado, en las espaldas de quien se han abrazado al imputado llevarán la condena", dijo.