El congreso extraordinario del PSOE de Sevilla ha acordado hoy por una amplia mayoría respaldar la gestión de la Ejecutiva federal saliente que ha dirigido José Luis Rodríguez Zapatero, aunque aún mantiene la incógnita sobre si habrá o no una lista de consenso para elegir a los 55 delegados del congreso federal.

La gestión de la Ejecutiva federal ha sido respalda por 337 delegados, mientras 62 votaron en contra y otros 16 se abstuvieron, un apoyo mayoritario que algunos dirigentes consultados por Efe han atribuido a lo que ha definido como una "honrosa despedida" a Zapatero y su equipo.

El congreso sevillano, que se celebra a puerta cerrada para los periodistas, está marcado por las desavenencias internas previas en la elaboración de la lista de 55 delegados al congreso federal de principio de febrero en Sevilla.

La delegaciones de los dos sectores aún no se han puesto de acuerdo, los que apoyan a Rubalcaba y a Chacón, en la composición de la misma prevén que partir de las 15.30 horas podría haber un acuerdo.

En caso de acuerdo, sería José Antonio Griñán el que encabece la lista "integradora", una condición que ha venido poniendo el líder de los socialistas andaluces, quien ha reiterado que o hay consenso que refleje la composición de la Ejecutiva o no va en la lista.

En este aspecto ha incidido el presidente del plenario del congreso, Juan Espadas, que ha declarado a los periodistas que está es la perspectiva en la que están todos los participantes del congreso y se ha mostrado confiado en que así será.

Las mismas fuentes ha detallado que durante las distintas intervenciones en el plenario se produjo un "tenso" enfrentamiento entre el presidente del partido Fernando Rodríguez Villalobos y el alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano, un rifirrafe en el que tuvo que "poner paz" el presidente del congreso.

El enfrentamiento viene a escenificar el cruce de declaraciones que ambos han protagonizado durante la semana en los medios de comunicación en el que ha terciado también Griñán cuando Toscano acusó a la secretaria de Organización del PSOE-A, Susana Díaz, de "presionar" a los delegados.

"Quien se mete con mi secretaria de Organización de mete conmigo", advirtió Griñán un días antes del congreso.