El Gobierno y las comunidades autónomas alcanzaron ayer un "compromiso de Estado" por el equilibrio presupuestario que incluye sanciones paras las regiones incumplidoras o incluso la intervención temporal para el saneamiento de las que incurran en problemas muy agudos de liquidez o no puedan asumir su financiación. Esta intervención tendría carácter temporal y significaría que la Administración General del Estado llevaría a cabo un plan de saneamiento junto a las autoridades autonómicas y locales afectadas, explicó el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro.

Tras la primera reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) del Gobierno de Rajoy, Montoro dijo que al igual que en la UE las sanciones serían en primer término de carácter económico, y podría llegarse a la citada intervención "en términos hacendísticos", no de quitar competencias, si la situación se agrava. Montoro no quiso adelantar una cifra a partir de la cual se produciría la intervención, pero precisó que se utilizarán los mismos criterios que en la UE, incluso en términos cuantitativos.

"No voy a tener complejos de hacer las cosas pero tampoco de exigir, porque vamos todos en el mismo barco", aseguró Montoro en rueda de prensa: "No tenemos que ser ni más laxos ni menos estrictos" que la Unión Europea. Además, se quiere abrir una línea de crédito ICO para pagar a los proveedores que aún está por definir en detalle.