El futuro de la comunidad se debate en Bruselas. El Gobierno español defendió ayer en la capital belga que Andalucía, Castilla-La-Mancha y Galicia mantengan "al menos dos tercios" de los fondos estructurales que han venido recibiendo en los últimos años como regiones de convergencia. A partir del año 2014 dejarán de percibir esas ayudas porque superarán el 75% de la renta per cápita media.

El Ejecutivo central presentó formalmente la propuesta que lleva meses barruntando y que también reclamó el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, esto es, que comunidades como Andalucía vayan dejando de cobrar esos fondos poco a poco y no de golpe. "Estas regiones necesitan una gradualidad" en la reducción de las ayudas. "Por eso consideramos que deberían mantener al menos dos tercios" de las subvenciones, recalcó el secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido.

El dirigente socialista participó ayer en el debate que mantuvieron los Veintisiete sobre el próximo presupuesto europeo para el periodo 2014-2020, especialmente sobre las partidas dedicadas a cohesión y a la Política Agrícola Común (PAC).

SIN OPOSICION En rueda de prensa tras la reunión, el secretario de Estado aplaudió el apoyo de 13 países Amigos de la Cohesión al planteamiento de España de mantener las ayudas para las regiones en transición y se congratuló de que "ningún" país se haya opuesto a esta idea. España, junto con Bulgaria, República Checa, Estonia, Grecia, Letonia, Lituania, Malta, Portugal, Rumanía, Eslovaquia, Eslovenia y Hungría han creado un frente común para defender esta postura.