El Gobierno andaluz ha confirmado hoy que recortará el salario a todos los empleados de las empresas públicas de la comunidad, además de a los funcionarios, según su nivel de ingresos, una medida que ha calificado de "impopular y dolorosa", pero que cree "necesaria" para la recuperación económica.

El Ejecutivo andaluz está pendiente de que el Gobierno central apruebe el viernes por decreto las medidas de ajuste para reducir el déficit público y a partir de ahí analizará su impacto en las cuentas y la economía andaluza y concretará su propio plan de ajustes.

A la espera de esa concreción, la consejera de la Presidencia y portavoz del Gobierno andaluz, Mar Moreno, ha dejado muy claro que aplicará un recorte salarial, según el nivel de ingresos, a todo el personal del sector público, es decir, a funcionarios, laborales y trabajadores de las empresas públicas andaluzas.

"Nadie entendería que se ajustara el sueldo a los funcionarios y que no fuera así con los empleados de las empresas públicas. Eso lo tiene absolutamente claro el Ejecutivo andaluz", ha aseverado Moreno en rueda de prensa.

Al igual que en el caso de los funcionarios, la bajada de sueldo de los empleados públicos oscilará entre el 5 y el 15 por ciento, incluidos los trabajadores de la Radio y Televisión de Andalucía (RTVA), aunque Moreno no ha concretado qué pasará con sueldos como el del director general del ente público andaluz, Pablo Carrasco, y otros directivos.

El director general de Canal Sur gana al año un 72 por ciento más que el presidente de la Junta, 139.345 euros, frente a los 81.155 euros de José Antonio Griñán.

En la última adecuación de los salarios de los altos cargos, la Junta optó por mantener el salario de Carrasco aduciendo que su cargo estaba vinculado al mercado.

El PSOE-A se ha mostrado partidario de aplicar mayores rebajas a los alcaldes andaluces que superen el sueldo de Griñán.

Después de reconocer que las medidas son "duras, impopulares y dolorosas", la consejera de la Presidencia ha admitido que la explicación de las mismas está provocando "dudas y confusión" a los ciudadanos, situación, ha dicho, que no se podrá despejar hasta que el Gobierno de Rodríguez Zapatero no concrete el ajuste definitivo.

No obstante, ha aprovechado para criticar que el PP esté "ayudando a aumentar" la confusión y se dedique a "crear alarma social" en lugar de optar por una "critica responsable".

"Las medidas se pueden criticar, pero no hay necesidad de engañar a nadie. Se puede criticar la congelación de la pensiones, pero no hay por qué agobiar a los mayores denunciando falsas bajadas de pensiones", ha denunciado.

Moreno ha insistido en la idea de que Andalucía será "responsable" con el ajuste salarial y presupuestario, decisiones, ha opinado, que "no son un capricho ni algo que este adoptando en solitario" el Gobierno central, sino "medidas difíciles" que persiguen generar "confianza y fortaleza" en las cuentas publicas para "recuperar" la economía y crear empleo.

La pretensión del Ejecutivo andaluz es apurar las fechas para dar a conocer la dimensión real de los recortes en Andalucía, que prepara la Consejería de Hacienda y Administración Pública.

No obstante, Moreno ha garantizado que antes del 22 de junio, fecha prevista para el próximo Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), la Junta informará al Parlamento autonómico de sus medidas definitivas.

"Estamos muy condicionados por la decisiones que se tomen a nivel nacional", ha apostillado la portavoz.