La Junta de Andalucía espera que a finales de este mes o principios de agosto pueda comenzar a pagar a los concesionarios las ayudas en la compra de vehículos que éstos han adelantado a los clientes dentro del Plan 2000E, una vez que ha finalizado el proceso burocrático y administrativo.

Según ha informado hoy en rueda de prensa en Granada el consejero de Innovación, Ciencia y Empresa, Martín Soler, desde el pasado viernes está funcionando el sistema informático y se han acreditado ya trescientos concesionarios (de un total de 550), por lo que el gobierno andaluz "va a pagar lo más rápidamente posible", ha dicho.

La Junta destina un total de 15 millones de euros a este plan, que ya han sido aprobados por la Agencia Andaluza de Innovación y Desarrollo (IDEA) y mañana serán ratificados en el Consejo de Gobierno, y a pesar de que estará vigente hasta mayo "está respondiendo tan positivamente que el dinero es posible que se acabe antes", ha dicho.

El plan ha impulsado un crecimiento del 40 por ciento de las matriculaciones en junio respecto al mes anterior, y después de treinta meses de caídas respecto al año pasado, en junio el mercado subió un 5 por ciento.

Más medidas

La Federación de Asociaciones de Concesionarios de Automoción (FACONAUTO) prevé que estos quince millones se acaben en septiembre por la buena marcha del programa, situación ante la que la Junta de Andalucía se sentaría de nuevo "a dialogar" para poner en marcha más medidas, ha señalado el consejero.

Hasta el momento han sido los concesionarios los que han adelantado a los compradores la cuantía de la ayuda, de 500 euros, que se suma a la misma cantidad que aporta el Gobierno central y a otros 1.000 euros de las propias empresas.

Soler ha afirmado que los nuevos datos ya apuntan a una recuperación del mercado y ha trasladado un mensaje de "confianza" a los ciudadanos "para que se acerquen a los concesionarios y vean las ofertas".

El presidente de Faconauto, Antonio Romero-Haupold, ha destacado el momento "tan importante" en el que se encuentra ahora el sector, después de meses con caídas de hasta el 50 por ciento y que se hayan despedido a 30.000 personas, 4.000 de ellas en Andalucía.

"Por fin podemos anunciar que hemos tocado fondo", ha dicho Romero-Haupold, quien ha achacado el incremento de ventas a la puesta en marcha del plan, "que ha puesto los coches a precio de motos", con algunos vehículos a 4.500 euros, que está provocando "que los más baratos estén incluso faltando".

Por ello ha indicado que gracias al plan "es el mejor momento de la historia para comprarse un coche" y además se ha parado la destrucción de empleo en la región "donde se cerraba de media una fábrica al mes".

Ha asegurado que los concesionarios han acogido muy bien estas ayudas, que son "muy buenas para Andalucía y para la automoción andaluza", ya que en muchos casos los agentes de ventas se convierten "en los bancos de las fábricas", con hasta 28.500 millones de euros en créditos.

Ayudas directas

El Plan 2000E contempla ayudas directas a los ciudadanos para la compra de vehículos nuevos menos contaminantes con el objetivo de dinamizar el sector, reportar beneficios al medio ambiente y mejorar la seguridad vial.