La Consejería de Justicia y Administración Pública pondrá en funcionamiento un tribunal autonómico con el fin de reducir la sobrecarga de casos en la jurisdicción contencioso-administrativa ordinaria.

La titular de esta consejería, Begoña Alvarez, informó ayer al Consejo de Gobierno de esta medida de resolución de conflictos complementaria a la creación de juzgados, que supondrá una reducción del índice de litigios en los tribunales y la consiguiente mejora en su tiempo de respuesta. El nuevo órgano se creará por una ley cuyo proyecto será enviado al Parlamento de Andalucía en el primer semestre de 2010.

El denominado tribunal administrativo de andalucía tendrá carácter colegiado e independiente y estará especializado en resolver reclamaciones en materias cuyo volumen de recursos conlleva actualmente una sobrecarga tanto para los juzgados como para las salas de lo contencioso-administrativo del TSJA.

Asimismo, conocerá y resolverá sobre asuntos de carácter repetitivo que permiten respuestas homogéneas a la diversidad de recursos interpuestos, indicó Alvarez. En el ámbito de competencia se incluirán reclamaciones relativas a sanciones, contrataciones y subvenciones de menor cuantía, que se resolverán aplicando los mismos criterios de los órganos judiciales ordinarios pero con acortamiento de plazos, que no podrán sobrepasar los dos meses. El presidente del nuevo tribunal será designado por decreto del presidente de la Junta entre funcionarios de la Administración autonómica que sean juristas de reconocido prestigio y experiencia.