El presidente andaluz, José Antonio Griñán, ha pedido hoy a la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) que "no se contagie" de la posición de la CEOE en la concertación nacional y que "le influya" con los "modélicos" acuerdos entre agentes económicos y sociales de Andalucía.

En su primera visita institucional a UGT Andalucía, donde mantuvo un entrevista con su secretario general, Manuel Pastrana, y un encuentro con las ejecutivas de todos los organismos regionales y provinciales del sindicato, Griñán no ha ocultado su preocupación por la marcha de las negociaciones de la concertación social, especialmente en el ámbito nacional.

"Estoy preocupado no por la concertación social en Andalucía, sino por que no me está gustando el diálogo que se está produciendo en la concertación nacional", ha asegurado.

El presidente de la Junta ha criticado que una de las partes (por los empresarios) pretende convertir la concertación en un "proceso bipartito" y ha esgrimido, aunque sin mencionarla, que la CEOE está poniendo encima de la mesa reivindicaciones "estrictas" que pueden dar lugar al "fracaso" en las negociaciones.

"Cuando uno se empeña en pedir su programa máximo y en satisfacer sus planteamientos históricos se arruina el proceso de diálogo social", ha advertido.

Por ello, el jefe de Ejecutivo andaluz ha solicitado a la CEA que "no se contagie" con lo que está pasando en Madrid con la CEOE y que "le influya con lo que pasa habitualmente" en Andalucía con estas negociaciones.

En la comunidad los acuerdos de concertación social son "modélicos" y vienen apostando por un modelo de crecimiento económico diferente, según Griñán, que se ha referido al VI Acuerdo de Concertación Andaluz como el "comienzo" de lo que ahora se llama economía sostenible o "Andalucía Sostenible".

El VII Acuerdo de Concertación Social andaluz se encuentra actualmente "bloqueado" y fuera de plazo, ya que las partes se habían dado inicialmente el 15 julio como primera fecha para intentar cerrar el acuerdo, un plazo que se prolongará al menos hasta septiembre.

En su intervención ante los delegados sindicales, Manuel Pastrana no ha ocultado su malestar con esta situación y ha exigido a la CEA el "desbloqueo" de la negociación colectiva para acercar posturas en el Acuerdo de Concertación.

Ha avisado de que su organización no firmará el acuerdo si la patronal no aplica previamente los convenios colectivos aún pendientes ni negocia los nuevos.

Esta situación, según UGT, está provocando dificultades a unos 300.000 trabajadores de Andalucía, cuyas condiciones laborales se están "deteriorando" porque no se aplican los convenios o no se negocian.

Pastrana ha insistido en la idea de que la negociación colectiva y el diálogo, por los que apuesta su sindicato "permanentemente", son instrumentos "positivos" para salir de la crisis.

La UGT baraja oponerse a que la Junta de Andalucía ayude a los empresarios si éstos no corresponden con la obligación legal de negociar los convenios y de aplicar los vigentes.