El presidente de la Junta, Manuel Chaves, lamentó ayer que en los últimos tiempos las condiciones de trabajo de los periodistas "no solo no parecen mejorar sino todo lo contrario", por lo que estos profesionales "van para atrás y se produce una regresión" que influye "negativamente" en su oficio. En su discurso de inauguración de la 68º Asamblea General de la Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE), que se celebra en Sevilla con motivo del centenario de la Asociación de la Prensa sevillana, Chaves destacó que las condiciones de trabajo de los periodistas afectan "sin ninguna duda" a su labor.

Chaves, que aseguró que es más difícil hacer bien el trabajo "si cada día hay que hacer más cosas, multiplicarse en redacciones multimedia, cuya existencia en sí misma no es algo negativo", destacó la existencia de las asociaciones de periodistas "que están vivas y atentas al devenir de la profesión".

Por la mañana, unos 200 periodistas se concentraron en Sevilla para protestar contra la precariedad y el deterioro laboral en los medios, en los que se han producido más de 300 despidos en los últimos meses en Andalucía y unos 1.800 en España. En la concentración, convocada por la Federación Andaluza de Asociaciones de la Prensa y a la que han acudido sindicatos y estudiantes, Inmaculada Navarrete leyó un manifiesto que indica que la precariedad laboral es "la mayor amenaza de la libertad de expresión. Las empresas someten a los periodistas a sistemas laborales que impiden la calidad del trabajo, quiebran la dignidad profesional y no permiten ejercer un periodismo libre, crítico y riguroso".