Las exportaciones de productos agroalimentarios andaluces durante los siete primeros meses de 2008 tuvieron un valor de 3.812,5 millones, frente a unas importaciones de 1.686,5 millones, por lo que la balanza comercial registró un saldo positivo de 2.126 millones de euros.

Esta cifra supone un incremento del cinco por ciento respecto al mismo periodo de 2007, ha informado la Oficina del Portavoz del Gobierno.

Estos datos, elaborados por el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) y la Consejería de Agricultura y Pesca, revelan que las ventas de alimentos y bebidas representaron más del 37% del valor total de las exportaciones de Andalucía entre enero y julio, cuyo importe total ascendió a 10.272,6 millones de euros.

Durante el periodo analizado Andalucía ha exportado 3,2 millones de toneladas de productos agroalimentarios, entre los que destacan por su volumen los tomates, con 423.690 toneladas; seguidos del aceite de oliva virgen (194.524 toneladas) y pimientos dulces (188.105 toneladas).

Por provincias, encabeza la lista Almería con la exportación de 1,2 millones de toneladas de productos valoradas en 1.010.092 millones de euros; seguida de Sevilla, con la venta de 736.185 toneladas por valor de 967,6 millones.

A más distancia les siguen Huelva, con 506,8 millones (378.301 toneladas); Córdoba, con 356,2 millones (256.735 toneladas); Cádiz, con casi 341 millones (252.118 toneladas); Granada, con 258,7 millones (181.614 toneladas); Málaga, con 257,5 millones (146.595 toneladas), y Jaén, con 114,3 millones (56.324 toneladas).

Los principales destinos de estas exportaciones han sido los mercados de la Unión Europea (UE), que han invertido 3.116,5 millones (81,75% del total del valor exportado) en la adquisición de productos agroalimentarios andaluces. En cuanto a las importaciones, Andalucía ha invertido durante los siete primeros 1.686,5 millones en la compra de 2,2 millones de toneladas de productos agroalimentarios procedentes de otros países..

De este importe, cerca del 50% (832,6 millones) corresponde a importaciones de la UE, en especial de Portugal, con una inversión de 161,7 millones de euros, y de Francia, con 151,1 millones..

Entre los productos importados durante los siete primeros meses del año destacan, por su valor, grasas y aceites animales o vegetales (276,5 millones), pescado y crustáceos (225,3 millones), cereales (181,7 millones) y bebidas y vinos (147,2 millones)..