El puerto de Algeciras estuvo colapsado desde el pasado sábado hasta la primera hora de ayer lunes, en la que recuperó la normalidad, por una "avalancha sin precedentes" en estas fechas de personas y vehículos con destino a Ceuta y a Tánger (Marruecos). La Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA), confirmó ayer que la normalidad era total. En las zonas habilitadas por esta institución algecireña para el preembarque, tan sólo quedaban unos 1.000 vehículos, por lo que consideraron que este puerto gaditano se ha "descongestionado".

Durante la mañana las entradas al puerto de Algeciras fueron más reducidas, lo que contribuyó a la normalización de la situación de colapso registrada estos días atrás.

Desde la APBA destacaron que la cifra de vehículos que el domingo entró en el recinto portuario algecireño era tres veces mayor que la registrada el mismo día del pasado año. Tan solo el sábado accedieron al muelle de esta localidad gaditana 8.300 vehículos y 20.300 pasajeros y, desde el pasado viernes, el número total de automóviles se aproxima a los 20.000 y el de personas a las 60.000.

Para restablecer la normalidad, las navieras que operan en el Estrecho realizaron viajes extraordinarios durante la noche con destino al puerto tangerino y al de la ciudad autónoma.

El domingo, la cifra que esperaba para embarcar en el puerto de Algeciras ascendía a 6.000, una fluidez de pasajeros similar a los días punta de la Operación Paso del Estrecho (OPE). Algunas personas llegaron a cortar durante unas horas la A-7 en señal de protesta. La operación salida de estas fechas navideñas coincide con la Fiesta musulmana del sacrificio del cordero, por lo que esta circunstancia ha propiciado que aumente el número de pasajeros magrebíes de viaje a su país de origen.

DISPOSITIVO DESBORDADO La APBA reiteró que el dispositivo con motivo de la operación salida de Navidad desplegado por esta institución se vio "desbordado" y quiso reconocer la labor de todos los trabajadores de esta institución y de las distintas empresas que estuvieron "redoblando sus esfuerzos".

Por este motivo se creó una comisión de emergencia para restablecer la normalidad en el puerto, presidida por la Administración General del Estado e integrada por distintos organismos, como la APBA, la Cruz Roja y los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.