El ex alcalde de Marbella Jesús Gil afirmó ayer que "no comparto nada de lo que está haciendo el actual equipo de Gobierno de la ciudad" y que "si mal estaba el Ayuntamiento con Julián Muñoz, con éstos la situación es parecida", a la vez que advirtió de que "la Junta nos va a asesinar".

La alcaldesa de Marbella, Marisol Yagüe, aseguró ayer que Gil no tiene "nada que ver" con el Ayuntamiento "y eso me ha producido una gran alegría", indicó el ex alcalde antes de declarar en el Juzgado de lo Penal número 3 de Málaga por negar a la oposición un informe del Tribunal de Cuentas en octubre de 2000.

Gil acusó al presidente de la Junta, Manuel Chaves, de "perseguir y atracar al pueblo de Marbella", y dijo que "yo le hacía frente, pero a los miembros del actual equipo les pide que sean buenos chicos y que vayan con la cabeza gacha".

Sobre el Plan General de Ordenación Urbana de 1986, actualmente en vigor, afirmó que "es un atraco a Marbella, porque ha paralizado 160 promociones en una ciudad que vive del turismo y de la construcción".

"Cuando yo gobernaba, el pueblo no pagaba una peseta de los paseos marítimos, gastábamos 1.700 millones de euros para mantener la calidad de vida y ahora el Patronato (de Recaudación) nos financia con mil millones de euros, con lo que o bajamos la calidad de vida a la mitad o subimos los impuestos al doble", aseguró. Además, advirtió de que "hoy en día hay 62.000 personas que vienen a trabajar a Marbella de fuera todos los días y que se van a ir al paro".

INFORME FISCALIZADOR

El ex alcalde Julián Muñoz aseguró ayer que no entregó a la oposición el informe del Tribunal de Cuentas sobre el Ayuntamiento después de recibir asesoramiento jurídico "interno y externo", mientras que Jesús Gil se desvinculó del caso. Muñoz y Gil comparecieron en la Audiencia de Málaga, junto al secretario municipal, Leopoldo Barrantes, en el juicio por un presunto impedimento de los derechos cívicos a los grupos políticos de la oposición. La Fiscalía y la acusación particular ejercida por Isabel García Marcos limitaron su petición de cuatro años de inhabilitación a Muñoz.