VUELTA CICLISTA A ESPAÑA

Simon Yates toma el mando entre los nervios de Quintana

El ciclista colombiano se precipitó en su ataque subiendo Les Praeres en un día afable de Valverde y Mas

El pelotón de la Vuelta 2018.
EFE / MANUEL BRUQUE
Sergi López-Egea

¡Ay! Los nervios. Malos consejeros. A veces hay que contar hasta tres. O morderse la lengua. O calcular las pedaladas. Nairo Quintana, y siempre con permiso de Simon Yates, el nuevo líder, avanza en la Vuelta con el genio de hace dos años, cuando se impuso en la carrera. Es un Quintana que corre siempre, incluso muchas veces estando mejor el compañero, con Alejandro Valverde a su lado. Es un Valverde que ya ha dejado claro que no piensa en el Mundial. Solo en Madrid. Y que, tras el paso por Les Praeres, territorio asturiano, meta de la 14ª etapa, sigue estando en los puestos de honor; nada menos que segundo y que, posiblemente, sin la precipitación citada, podía haber logrado el triunfo en un puerto, mejor dicho, más que un puertaco, lo siguiente...

La Vuelta, también, va camino de convertirse en un duelo entre colombianos. Y, en este apartado, solo puede quedar uno. Quintana no quiere que Superman López lo supere y, por supuesto, desea estar siempre por delante de Rigo Urán, tal vez el menos fino en las cuestas pero, sin duda, el mejor contra el cronómetro -y no hay que olvidar que el martes hay una contrarreloj en Torrelavega-. Es mucho país. Hay mucha pasión, debate e hinchas que se inclinan más por uno que por otro. Una derrota puede ser letal. Y Quintana, el más laureado, el único del trío colombiano que reconoce el aroma de haber ganado la Vuelta, y también el Giro, no puede permitir una derrota, aunque obtenga el premio del podio, ante sus dos adversarios.

Llegaba Les Praeres, una cuesta infernal de 4 kilómetros, a cuál peor, y los últimos mil en un terreno que ni era asfalto, ni era tierra, pero nada recomendable para batallar allí con una bici de carretera. Era una subida para ir atento, sin precipitarse, tal como hizo Yates, guardando fuerzas, porque el mínimo error condenaba al fracaso. Steven Kruijswijk, tal vez el ciclista con el nombre más complicado de pronunciar y escribir, quiso ser demasiado valiente. Pero los cementerios, también los ciclistas, están llenos de cruces de valientes. Valverde, más calculador, sabedor que podía neutralizar al corredor holandés, prefirió superar la fase inicial a rueda de su compañero ecuatoriano Richard Carapaz. Quintana, por su lado, subía vigilando. ¿Pero a quién? ¿A Yates? ¿A 'Superman'? Ese era el dilema.

¿Quién manda?

La ascensión a Les Praeres se enfocó, por parte del Movistar, sin dejar realmente claro quién era el jefe de filas. ¿Valverde que tenía un marco excepcional para ganar la etapa y ponerse líder con Jesús Herrada, del Cofidis, descolgado desde muchos kilómetros antes? ¿Quintana, que puede ganar la Vuelta, pero que para ello debía ser más cerebral?

La subida parecía controlada por un Valverde que, sorprendentemente, no la conocía. Y fue, entonces cuando se movió Quintana, cuando Superman, salió a su marcaje. Cuando Yates se quedó quieto -quedaba mucho- y cuando un joven mallorquín de 23 años, un diamante en bruto, Enric Mas, subía con los mejores, sin arrugarse y, encima, tal como reconoció, "disfrutando de la subida, de las cuestas y hasta de mis amigos, a los que vi a mitad del ascenso".

Demasiada vigilancia

Los dos corredores colombianos se vigilaban demasiado, al enemigo, ni aunque sea de tu país, ni agua. Y, por detrás, Valverde debía ser cauto, no podía moverse, no podía realizar acción alguna porque perjudicaba a Quintana. "Tal vez se me ha escapado la victoria. Quintana ha hecho lo que ha podido", afirmó el corredor murciano.

Nairo pagó el esfuerzo. Fueron unos pocos segundos. Pero llegó a la meta por detrás de Yates, 'Superman', Valverde e incluso Thibaut Pinot. Y cruzó la línea de llegada con la duda de saber si sus movimientos no privaron a Valverde de un tercer triunfo en la Vuelta.

Outbrain