MONTORO. Este año no ha habido una buena campaña, según explica Antonio Cuenca en la celebración de La Botijuela. Se trata de un olivarero que el año que viene será el encargado de la finca Los Prados, situada en el término municipal de Montoro. Sustituye en el cargo a su padre. Lo celebraron degustando unas sardinas, chorizo, morcilla y chuletas, con pan de pueblo y junto al calor de una candela.