Agricultura

Las patronales avisan de la falta de jornaleros para la próxima campaña del olivar en Córdoba

Los sindicatos quitan hierro al problema y creen que las dificultades están relacionadas con la existencia de un convenio sectorial que ofrece menos dinero que en otras provincias o sectores 

Recogida de aceitunas en una finca de Córdoba.

Recogida de aceitunas en una finca de Córdoba. / Miguel Párraga

Rafael Verdú

Rafael Verdú

El año pasado -y el anterior- faltaba agua. Este año, es posible que falten trabajadores. En el campo cordobés siempre se necesita algo, y así lo llevan avisando las patronales agrarias desde hace años. Para la próxima campaña del olivar, el cultivo más extenso de la provincia con más de 370.000 hectáreas, a partir de octubre, Asaja y COAG entienden que habrá escasez de mano de obra para una producción que se prevé mucho más extensa que las cosechas de los dos últimos años. Los sindicatos, por contra, no lo ven tan claro. 

Rafael Navas, secretario de Asaja-Córdoba, apunta que «tenemos las listas llenas de parados y hay dificultades para la mano de obra» en el campo, algo que preocupa a la patronal sobre todo cuando comienzan las campañas de la aceituna y la naranja el próximo otoño. Según Navas, las asociaciones agrarias ya se están planteando recurrir a contingentes extranjeros para cubrir esa hipotética escasez de jornaleros. Esa alternativa no se da en Córdoba desde hace 12 años, aunque está muy extendida en el campo de Huelva para la recogida de la fresa.

El dirigente de Asaja considera que «hay que reflexionar sobre lo que está pasando, para que habiendo parados no haya gente para trabajar» en el campo. «Parece mentira», apostilla. 

COAG

Por su parte Carmen Quintero, secretaria provincial de COAG, apuntala la teoría de la falta de temporeros para la próxima campaña del olivar y otros cultivos en la provincia de Córdoba: «Sí que podemos encontrar dificultad de mano de obra. La gente que está en paro no quiere trabajar en el campo, esto es una realidad». 

UGT

En el lado opuesto se sitúan los sindicatos, que no pintan un escenario tan catastrófico. Pedro Téllez, secretario general de UGT-FICA - rama agrícola de la formación-, recuerda que efectivamente las patronales han convocado la mesa de contingentes para traer temporeros del extranjero, pero cree que eso no va a ser necesario, y menos aún a estas alturas del año, cuando ni siquiera se conoce el primer aforo (que no saldrá hasta septiembre). «Realmente las necesidades del sector no creo que estén tan claras de mano de obra. En Córdoba existen 60.000 trabajadores en el régimen agrario. Hay más que suficientes para dar cobertura, sobre todo al olivar», aclara el dirigente sindical.

Vista de un olivar de sierra en la comarca de Los Pedroches.

Vista de un olivar de sierra en la comarca de Los Pedroches. / RAFA SÁNCHEZ

El olivar cordobés presenta un problema en comparación con otras regiones andaluzas, según explica Téllez: un convenio que paga por debajo de lo que se ofrece en otras provincias. En esas circunstancias, los jornaleros de las zonas olivareras como Montoro, Baena o la Subbética, prefieren irse a trabajar a Jaén, que se encuentra muy cerca, porque por el mismo esfuerzo van a cobrar más. 

CCOO

Una postura similar traslada Manuel Muñoz, secretario de Campo de CCOO, al declarar que «la patronal hace hincapié en que la situación está muy mal, que no tienen trabajadores. No los encuentran porque no hay un convenio atractivo para que la gente venga a trabajar por el salario mínimo». En otros sectores, como el frío o la construcción, «la gente cobra más. Nuestro convenio es muy precario y la gente va y viene». CCOO reconoce el problema pero asegura que «no está la cosa tan mala para los agricultores». 

Más de 55.000 empleados agrícolas

En la provincia de Córdoba existen algo más de 55.000 trabajadores afiliados al régimen especial agrario de la Seguridad Social, según el informe del mercado laboral de la provincia elaborado por el Observatorio de las Ocupaciones, un organismo dependiente del Servicio Público de Empleo Estatal. Los sindicatos elevan esa cifra hasta los 60.000, teniendo en cuenta que este sector presenta numerosas oscilaciones. Para ser exactos, en toda la provincia hubo en 2023 un total de 55.513 empleados inscritos en el RETA, lo que los sindicatos consideran que es más que suficiente para cubrir la demanda de mano de obra del olivar. 

Suscríbete para seguir leyendo