Naciones Unidas

El Banco Mundial de Germoplasma del Olivo de Córdoba se adhiere al Tratado de Recursos Fitogenéticos para Alimentación

La FAO lo designa como centro de referencia internacional

Istante de la firma de adhesión al tratado internacional, en el Ministerio de Agricultura.

Istante de la firma de adhesión al tratado internacional, en el Ministerio de Agricultura. / EUROPA PRESS

Europa Press

El Banco Mundial de Germoplasma del Olivo (BGMO), situado en Córdoba, se ha adherido al Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura (Tirfaa), algo que, en palabras del ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, "es la culminación histórica de un gran trabajo que se debe a la colaboración de todas las instituciones involucradas": el Gobierno de España, la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), el Comité Oleícola Internacional (COI), la Junta de Andalucía, el Instituto Andaluz de Investigación (Ifapa) y la Universidad de Córdoba (UCO).

De esta forma, España incorpora a la red internacional de bancos de germoplasma reconocidos por el tratado, una colección de más de 1.200 variedades de olivo procedente de 29 países que contribuirá a impulsar nuevos proyectos de investigación e innovación.

En declaraciones a los periodistas, el ministro ha señalado este viernes "la necesidad de proteger la diversidad fitogenética, ya que es crucial para asegurar el futuro de la agricultura y la seguridad alimentaria en el mundo". "El cambio climático o la situación debida a conflictos geopolíticos son factores que inciden en la disponibilidad y la asequibilidad de los alimentos, por lo que es necesario conservar los recursos genéticos y garantizar su sostenibilidad", ha indicado, al firmar el acuerdo de adhesión.

Soluciones a plagas y enfermedades

En este sentido, ha expresado que "la diversidad fitogenética es la base de soluciones potenciales a plagas, enfermedades, escasez de agua o resistencia frente a las altas temperaturas provocadas por el calentamiento global". Por ello, ha comentado que "es tan importante preservar estos recursos, gracias a la labor insustituible de generaciones de agricultores, para generaciones futuras".

Junto al ministro Planas han firmado el acuerdo el director ejecutivo del Comité Oleícola Internacional (COI), Jaime Lillo, como institución anfitriona de la red de colecciones de germoplasma de olivo, y el secretario del Tirfaa, dependiente de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Alimentación (FAO), Kent Nnadozie.

En el acto también han intervenido, como muestra de la colaboración interinstitucional público-privada, el consejero de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, Ramón Fernández-Pacheco, y el rector de la Universidad de Córdoba, Manuel Torralbo.

Fernández-Pacheco ha subrayado la relevancia del olivar para Andalucía, que acoge el 80% de la producción nacional de aceite de oliva, y ha puesto el proyecto a disposición del sector, la ciencia y la investigación. Por su parte, Torralbo ha mostrado su compromiso de colaboración para cumplir los términos del acuerdo y los objetivos marcados.

Ramón Fernández-Pacheco, durante su intervención en el acto en Madrid.

Ramón Fernández-Pacheco, durante su intervención en el acto en Madrid. / CÓRDOBA

La rúbrica de este acuerdo, según ha destacado Planas, es fruto del "esfuerzo, objetivos comparticos y una excelente cooperación internacional", al tiempo que ha resaltado la importancia del Banco Mundial de Germoplasma del Olivo, "porque constituye un material de estudio muy valioso que potenciará la transferencia de conocimientos sobre el germoplasma del olivo, a través del intercambio de material fitogenético autentificado y sano, entre investigadores e instituciones".

Mantenimiento de la biodiversidad

La inclusión del Banco Mundial de Germoplasma del Olivo y su designación, por tanto, como centro de referencia internacional por la FAO, supone el reconocimiento de este recurso para el mantenimiento de la biodiversidad, la olivicultura y el sector olivarero. Según ha indicado Planas, "España debe propiciar que el olivo continúe como uno de los cultivos esenciales para garantizar la seguridad alimentaria que, además, vertebra amplias zonas rurales y es fuente de riqueza para las comunidades olivareras".

El Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura resulta un instrumento clave para facilitar el acceso a estos recursos y compartir de manera justa y equitativa los beneficios que se deriven de su uso.

El rector de la UCO, Manuel Torralbo, interviene en el acto.

El rector de la UCO, Manuel Torralbo, interviene en el acto. / CÓRDOBA

El compromiso de España con el tratado se ha desplegado en los últimos años en un ejemplo permanente de colaboración institucional centrada en la ciencia y el conocimiento. El ministro ha destacado "la importante cooperación institucional entre el Gobierno de España y la Junta de Andalucía con organismos internacionales de la talla de FAO y el COI, así como de entidades de investigación como la Universidad de Córdoba".

El Banco Mundial de Germoplasma de Olivo alberga sus colecciones en las fincas experimentales de Alameda del Obispo, perteneciente al Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica (Ifapa), y el campus de Rabanales, propiedad de la Universidad de Córdoba, y su titular es la Junta de Andalucía.