VENTANA A LA NATURALEZA

Por un pacto andaluz para conservar las aves esteparias

El modelo agrario tradicional parece estar condenado a la desaparición y los hábitats de especies avícolas singulares que están siendo transformados con plantaciones de leñosas, más rentables y subvencionadas. Este nuevo manejo no permite la existencia de estos animales

La campiña cerealista va siendo ocupada poco a poco por cultivos leñosos restando hábitats a las aves esteparias.

La campiña cerealista va siendo ocupada poco a poco por cultivos leñosos restando hábitats a las aves esteparias. / R. ARENAS

El 3 de febrero de 2018, en la ciudad granadina de Otura, se constituía en Andalucía la Plataforma para la Conservación de las Aves Esteparias (Pcaeh). Allí se reunieron investigadores del CSIC y universidades, técnicos de la administración, naturalistas y representantes de organizaciones no gubernamentales a nivel nacional, regional y local. En total, más de sesenta personas preocupadas por la pérdida de la biodiversidad en los ecosistemas esteparios. El modelo agrario tradicional parece estar condenado a la desaparición y los hábitats de las aves esteparias están siendo transformados con plantaciones de leñosas, más rentables y subvencionadas. Este nuevo manejo no permite la existencia de este grupo de aves que pasa por ser el más amenazado. Se llegó a la conclusión de que era urgente la adopción de medidas por parte de las administraciones competentes (Agricultura y Medio Ambiente) para que fueran compatibles la agricultura y la conservación de la biodiversidad.

En los últimos años ha aparecido otro factor de transformación del paisaje, las plantas solares fotovoltaicas, que pueden afectar a las aves esteparias si se establecen en las zonas de protección de estas (Zaprae), señaladas en el Plan de Recuperación y Conservación de las Aves Esteparias, aprobado por Consejo de Gobierno el 27 de septiembre de 2011 y plenamente en vigor. De nada sirve proteger a la fauna si se permite transformar sus hábitats.

Recientemente, la Comisión Europea ha anunciado que pretende acortar los trámites de autorización de las renovables a costa de las protecciones medioambientales por la agudización de la crisis energética. Se pretende realizar un reglamento que permita saltarse la directiva de aves de forma transitoria, según han comentado. No obstante, hay que tener en cuenta que hay legislación nacional y autonómica que protege a las aves esteparias. Sin ser jurista, parece una contradicción sin modificar esta legislación propia. Siempre es igual, ante la falta de gestión lo paga el medio ambiente, parece que no hemos aprendido con el transcurso de los años. En lugar de dotar de medios humanos y materiales a las administraciones para hacerlas más ágiles, se opta por seguir afectando y perdiendo biodiversidad. ¿De verdad creen que hay que conservarla?

Por un pacto andaluz para conservar las aves esteparias

Macho de avutarda realizando la rueda / Miryam Pérez Lara

El Gobierno de España ha elaborado mapas orientativos para implantar las energías renovables, tanto la eólica como la fotovoltaica, que permiten identificar las áreas del territorio nacional con mayores condiciones para la implantación de estos proyectos. Estos modelos están orientados a grandes instalaciones de generación de energía renovable y no se aplica a pequeñas instalaciones de autoconsumo, infraestructuras aisladas de poca potencia o que se ubiquen en cubiertas o tejados de edificios o suelos urbanos, entre otras.

En Andalucía después de un arduo trabajo de los técnicos de biodiversidad se publicó una Guía para el análisis de la ubicación de los proyectos de las plantas solares fotovoltaicas en Andalucía. Pretendía ser una instrucción técnica para que sirviera de orientación en la tramitación de estos proyectos. Se elaboró un mapa que se publicó en la web para que cada empresa pudiera comprobar si su proyecto se ajustaba a las zonas previstas en la guía. Entraba en vigor el 1 de enero de 2021, dividía Andalucía en tres tipos de áreas para instalar parques solares en función de su compatibilidad con la protección del medio ambiente: zona no compatible, zona de compatibilidad condicionada y zona compatible. Ante la presión de los empresarios del sector, se retiró la guía y de esta forma se bloqueó el intento de ordenación y regulación de estos proyectos, que, aunque con ciertos defectos, al menos orientaba al promotor y dejaba fuera del ámbito para la instalación a las Zaprae.

Ante esta ausencia de planificación y ordenación, la perspectiva después del anuncio de la Comisión Europea no puede ser más desalentadora y debemos retomar una propuesta de la Pcaeh recogida en su Manifiesto por la Conservación de las Aves Esteparias en Andalucía publicado en noviembre de 2018. Se instaba a las administraciones competentes en materia de medio ambiente y de agricultura a impulsar un pacto andaluz por la conservación de las aves esteparias y sus hábitats, en el que se debe primar y valorar socialmente a aquellos agricultores que estén comprometidos con un desarrollo agrícola respetuoso con el medio ambiente como modelo de futuro y que debiera introducir este nuevo aspecto sobrevenido de las fotovoltaicas. Este pacto ha sido desatendido desde entonces y es el momento de intentar retomarlo si no se quiere que la situación llegue a un punto de no retorno para algunas especies como la avutarda y el sisón.

La responsabilidad de cambiar la tendencia es de la administración agrícola y ambiental y para ello debería apostarse, entre otras cuestiones, por no subvencionar los olivares intensivos o superintensivos y, en su defecto, hacer mucho más rentables los cultivos cerealistas.

Suscríbete para seguir leyendo